31 oct. 2012

Otras cosas del correr: Recordando a Carmen Téllez

Resulta complicado explicar por qué Juan Carlos y yo acudimos el lunes por la noche a Almagro.

Hace unos días vi en Facebook la convocataria que hacía el Almagro Trotón Club para subir corriendo al Cerro de la Yezosa con la única intención de recordar a su compañera de entrenamientos, Carmen Téllez, recientemente fallecida.

La noticia de su muerte había corrido como la pólvora. Al ver su foto, supe quién era. No pasaba desapercibida. Recordé su alta figura y su melena rubia y abundante. Hasta me parecía recordarla con una sonrisa. La había visto muchas veces corriendo en el Circuito de Carreras Populares de Ciudad Real.

También leí "El Dragón y la Doncella", escrito por Paco Borlado Milla, y se me heló la sangre. El relato era original, cercano y muy emotivo. Contaba la historia de esta atleta popular, su lucha contra la enfermedad, su "escapatoria" en el correr, el amor a sus hijos...

El lunes, 29 de octubre de 2012, hacía un año de su último entrenamiento, un año desde aquella luna llena de otoño. Y ése era el día que sus compañeros querían repetir aquel último entrenamiento por ella, con ella, para ella, como lo habían hecho en otras lunas llenas.

No la conocíamos personalmente, pero queríamos sumarnos a la iniciativa del Almagro Trotón Club.

Preparándonos para salir
La noche era fría y húmeda cuando salimos del pabellón municipal, sede del Club. Sin embargo, rápidamente entramos en calor al empezar a trotar. Se hablaba de Carmen. Se contaba cómo era, qué hacía, cómo entrenaba. Alguien nos contaba que había tenido la suerte de poder pasar junto a ella parte de sus últimos días. Nos dijeron que dejó dicho que no se hablara de ella en pasado, que se hablara en presente. Y bien presente que estaba... Fueron unos seis kilómetros de charla por caminos recorridos muchas veces por Carmen. Después se unieron algunos más para comenzar los dos kilómetros de subida al punto más alto, a la antena, al dragón. Las respiraciones se hicieron más sonoras, más rítmicas, más difíciles.  Las piernas nos respondían a la perfección y en un momento llegamos a lo más alto, en la primera línea. Allí estaban la familia y más amigos. Esperamos a que llegasen todos los que venían corriendo.

Nos acercamos a un monolito traído para ella y escuchamos la locución de "El Dragón y la Doncella" adornada con una base musical inmejorable. La luna llena, los atletas, los amigos, los familiares, los hermanos, los padres, "el Dragón" y "la Doncella". No la conocíamos, pero se notaba que ella estaba allí, en ellos. Y ellos en ella.

"¿No sería un orgullo para ellos [sus tres hijos] que cuando miraran desde el pueblo a mi cumbre pudieran decir... aquello es el alto Carmen Téllez... y ella era mi madre, mi bendita madre." Al oír aquellas palabras del relato un escalofrío me recorrió la espalda.

De www.almagro.es
Después habló su hermano en nombre de la familia y nos contó cosas muy sencillas que les había enseñado Carmen: "Lo importante es despertarse cada día y sentirse vivo, sano". "Abrazaos, besaos, decíos que os queréis"

Finalmente se descubrió una placa conmemorativa.

De www.almagro.es
Nosotros solo éramos espectadores, respetuosos espectadores, quizá extraños, conmovidos, emocionados, traspasados por el momento.

Ya solo quedaba volver, en silencio, recordando las palabras que habíamos oído. Tardamos en reaccionar. Solo corríamos. Un pie delante del otro, sin cansarnos, sin sentir.


En poco tiempo bajamos el cerro, desandamos los caminos y regresamos al punto de partida. Allí nos acogieron los del club, nos ofrecieron resguardo, bebida, queso, frutos secos... Como si fuéramos del grupo.

Quizá esto también sean cosas del correr. Correr casi 17 kilómetros para recordar.

No sabemos muy bien por qué fuimos. Lo que sí sabemos es que nos alegramos mucho de haberlo hecho.


22 oct. 2012

Entre-nando entre-amigos


Parece que vamos cogiendo algo de continuidad en los entrenamientos...

Bueno, algunos... Otros (Luis, el Presi) siguen con su extraña forma de adaptar el cuerpo al esfuerzo con su personal técnica del fifty-fifty: Ahora me casco en un día 50 km del tirón, ahora me tiro 50 días cascándomela.

Ramón y Jorge, sin embargo, se han tomado muy en serio su reto del medio hombre plancha (o 1/2 ironman) y van combinando (con dobletes incluidos, ojo al dato) no solo la carrera, sino también la fuerza en gym, el bicicleteo y las técnicas natatorias, todo ello a las órdenes del sensei triatlonero Javi Ortiz que, además, es otro integrante de los amigos de los corredores nocturnos, ésos que tan bien me acogen algunas madrugadas para darle al tacón-punta. 

Yo he conseguido sacar 5 días de entreno. O me espabilo o me quedo atrás...

El lunes: 10 km. 
Trote cochinero simpaticón y cansino junto a Paco, Bea y Nuria. 
No termina el año sin que éstos salgan a trotar gustosos. Al final, seremos un despacho de abogados deportistas (que de abogados sin más ya hay un huevo)

El martes: 13,5 km. 
20' suaves + 4 x 1 km. (< 4,00 min./km; recup.: 3 min.) + 30' suave. 
O lo que es lo mismo, un periodo de calentamiento de 20 minutos trotando, más cuatro series de 1 km cada una a todo trapo, recuperando entre ellas al trote unos 3 minutos, terminando con otra media hora de carrera continua de tranqui. La primera vez que hago series en mi vida. Pero no creáis que las hice así a lo tonto-somarro. Iba con un profesional, de la mano de Javi (Sensei). Me gustó. En los miles se me salía el corazón por la boca, pero aguanté y, al final, después de todo, parecía que hasta corría flotandillo en el tramo lento... ¡Qué cosas!

El miércoles: asueto

El jueves: 13,5 km.
Igual que el martes. 
De no haber hecho nunca series a hacerlas dos veces en tres días. Esta vez también se apuntó Jorge (es que el martes se puso celosón). Buenas sensaciones, pero más cansado.

El viernes: ná de ná

El sábado: 14 km 
Ruta campera (¡qué gusto!) sin grandes desniveles, pero muy bonita por las inmediaciones del embalse del Vicario, dirigida por Juan Carlos (otro de los corredores nocturnos) y en compañía de Pedro García Valdivieso que, lejos de amilanarse mantuvo un ritmo constante y alegre para demostrarnos que es un valiente y un tío echao p'alante. Operado dos veces de hernia discal, con chapa en la raspa y... un par, claro. Un ejemplo, además de un tipo sensacional.

El domingo: 18 km 
Por el parque Forestal de "La Atalaya" tratando de probar distintas opciones para el circuito de una carrera que organizan unos amigos y que se celebrará muy pronto (ya os informaremos). Jorge acudió a la cita en bici, corrió y se volvió en bici (se nota que será un futuro medio-hombre-plancha) No digo más, que luego todo se sabe. 

Al final, unas 7 horas de entreno y 69 kilómetros para la cuerpa, siempre en compañía y de la buena.

¡Ya quisieran muchos echar siete horas a la semana con los amigos!

Ahí tenéis a dos de ellos: Pedro (de naranja) y Juan Carlos (de azul)


18 oct. 2012

La Mariprao: CxC en femenino

Para los de Ciudad Real no sonará raro. Quizá para los de otros lugares eso de "La Mariprao" no se entienda mucho. Prao es el diminutivo (casi a lo asturiano) de Prado y, aquí, por la patrona, hay muchas Marías del Prado que, así dicho de corrido y con un toque familiar, cercano y en confianza resulta "LA MARIPRAO"

Y ¿qué es "La Mariprao"?, diréis. Pues, simplemente, una prueba cicloturista de BTT femenina (la primera en Castilla-La Mancha) organizada por "Séptimo Piñón" y "A Pedal" grupo ciclista y asociación de usuarios de la bicicleta, respectivamente, ambos de Ciudad Real. La prueba discurre por un trazado llano de 35 kilómetros para que quien quiera se apunte a darle a los pedales.

Solo el 5% de quienes participan en cicloturistas son mujeres. Por eso, esta iniciativa trata de fomentar el ciclismo femenino y pretende inocular el "virus" de la bicicleta a todas las que se apunten a "La Mariprao".

Las hermanas Rodríguez de la Rubia
Y, como no podía ser de otra forma, CorriendoporelCampo quiere y debe apoyar estas iniciativas. Y daba igual que el día de antes nos hubiéramos ensilado 50 kilómetros de carrera a pie con el amigo Luis. Yo, el domingo 7 de octubre de 2012 sería una Mariprao más. Me tuve que colocar unas gafas rositas y unas mallas fucsia. Algo de color para no desentonar. Además, llevaría a una mujercita conmigo, a Paula, mi hija.

Paula lo pasó bomba
Había bastantes hombres, pero la mayoría con toques femeninos maripradenses (algunos vestidos de princesa, otros con corsé, alguno con rulos, pelucas...). Todo muy divertido.

Saliendo
(foto: lamariprao.blogspot.com)
El día fue espléndido, la temperatura ideal, el recorrido bonito y el ambiente inmejorable.

Por los abandonados caminos del "Reino de D. Quijote"
(foto: lamariprao.blogspot.com)
Lástima que por cuestiones varias coincidiéramos con otra carrera en sentido opuesto, obligándonos a detenernos durante más tiempo del que quería la organización. Cosas que pasan... qué le vamos a hacer... Aprovechando la parada nos obsequiaron con un buen avituallamiento líquido y sólido que nos dio fuerzas para continuar por un itinerario improvisado para evitar a la "otra" carrera.

Primeros kilómetros
(foto: lamariprao.blogspot.com)

¡Ah! y algo muy importante: el 20 % del importe de la inscripción (solo 5 euros) se dona a la Asociación Española contra el Cáncer.

Al final, vuelta a la ciudad, regalitos, sorteos y buen rollo.

Acudieron por CxC las siguientes féminas:
Carmen, Raquel, María, Ana, y la pequeña Paula (abajo las veis).
Bueno, y yo.

Chicas CxC, muy guapitas ellas
Enhorabuena por la iniciativa y por correr por el campo en bicicleta.

¡El año que viene volvemos!

8 oct. 2012

La cabezonería de Luis en imágenes

Conversaciones telefónicas previas:

Jueves

Luis: La cosa se está poniendo como para empezar desde la Virgen de la Encarnación y terminar en Villarrubia de los Ojos. Yo calculo... treinta y ná...
Quique: ¿Cómo?
Luis: Que se está poniendo la cosa de tal manera...
Quique: ¡Joder, Luis!
Luis: Bueno, tú haz lo que quieras, yo voy a ir. Si quieres venirte...
Quique: Estás loco...

Viernes

Luis: Mira, he hablado con Jorge y tenemos que salir a las seis de la mañana, porque él trabaja luego y así puede acompañarnos un rato
Quique: ¡Grrrrrrssssssñññññññññ!

Viernes, una hora después:

Luis: Oye, que Jorge no viene. Que quedamos mañana a las ocho en tu casa. ¡Ah! por cierto, que vamos a tener que hacerla entera, desde Ciudad Real a Villarrubia de los Ojos, que se me ha puesto en la cabeza...
Quique: ¡Grrrrrrssssssñññññññññ!
Luis: jajajajajajajajajajajajajaaja
Quique: ¡Copón! ¡cagüentoloquesemenea!
Luis: jajajajajajajajajajajajajaja

Y así fue...

... la Integral de las Tablas (desde Ciudad Real a Villarrubia de los Ojos, pasando por Calatrava la Vieja -ruinas del Castillo y Ermita de la Virgen de la Encarnación- y las Tablas de Daimiel).

Últimos detalles

8:15 ¡Salimos!

¡Buenos días!

Subiendo el puente del Carreterín de La Atalaya

"Puente de Hierro" sobre el Guadiana (y un señor con muy buena pinta)

Mismo puente, distinto señor
Salimos del puente, dirección Calatrava la Vieja

Ya estamos en el GR 114

Miguelturra, esa localidad que hace mucho por muy poco

D. Luis, sus cuádriceps y la vegetación de ribera

Ya se ven las ruinas del Castillo de Calatrava la Vieja

Ese castillo podría haber sido suyo

Yo quisiera una caseja así...

Rodeando el Castillo de Calatrava la Vieja

Ya estamos en la Ermita de la Virgen de la Encarnación

Panel informativo (en verde, nuestro camino a Villarrubia)

Ermita Virgen de la Encarnación

Ermita Virgen de la Encarnación (dentro)

Reponemos en el bar junto a la ermita (coca-cola, agua, barritas y pasas)

Luis se pone otros calcetines

En las inmediaciones de las Tablas de Daimiel

Ahora estoy delante

Ahora vuelvo para que se vea que soy yo

Aquí está el puentecillo que buscaba Luis desesperadamente

Desde el comienzo del Puente del Morenillo

El propio puente

Luis y la valla que nos impedirá cruzar el puente.
CxC no delinque, no allana, ni se manifiesta en el Congreso

¡Coño! ¡Dos membrillos! 

Las Tablas de Daimiel

Sendero bordeando las Tablas

Llegando al Molino de Molemocho

2ª paradilla: Mesón de la Duquesa
(cerveza con limón, codornices con tomate y jamón)

Cruce de caminos

¡Ya nos quedan menos de 10 km!

¡Ojo, que esto no es Segovia! Es Villarrubia de los Ojos

No podían faltar los dedicos de Luis

¡Por fin!

Gracias a María, nuestra choferesa-rescatadora

¡Qué hambre y qué sed tenía María!
Al final, una aventurilla más, otros 50 kilómetros en las patas y siete horas y cuarto (incluyendo paradas, avituallamientos y retratauras) junto a ese hombre de la cabeza gorda (muy gorda) por dentro y por fuera.

Y deseando que haya otra pronto...

AQUÍ tenéis la ruta en WIKILOC