10 oct. 2011

Hasta los Maratones estoy!!!


Ya es lunes, 10 de octubre. Solo quedan 20 días para el Quixote Maratón.

Si brujuleas por la internáis descubres que lo del maratón se prepara en unas 16 semanas, siempre que lleves un año corriendo de forma más o menos regular (3 días/semana).

Nosotros (que somos muy largos) pensamos que, siendo el maratón el 30 de octubre, si contábamos hacia atrás 16 semanas nos plantábamos en mediados de julio. Así que (como también somos unos chalaos, según Bea) decidimos que nos daríamos unas carreras en Asturias en la primera quincena de agosto (aprovechando las vacaciones y el entorno), que la segunda la utilizaríamos para descansar (aprovechando las ferias y fiestas de Ciudad Real) y que ya en septiembre empezaríamos en serio (aprovechando que el Guadiana pasa por el puente de La Quintina -q.e.p.d.-). Las 16 semanas preceptivas se han convertido en 8.

Pues a pesar de eso estoy hasta los mismísimos maratones de pensar en el maratón.

Realmente llevo cavilando 6 semanas, pero he tenido bastante.

Además, se mezclan varias cosas a la vez. Lo de correr 42 kilómetros y pico tiene su aquél, pero a pesar de ello, todos los entendidos (y nuestro líder) dicen que no es aconsejable darle de seguido a las canillas más de dos horas y media. Y yo me pregunto: si los buenos corren la distancia mítica entre dos y tres horas (recordad que el record está en poder de Patrick Makau, con 2:03:38) yo que lo voy a correr en cuatro o más (si sale bien y termino) ¿será suficiente con dos horas y media? ¿Y la otra hora y media que me va a faltar? ¿Qué?

Por otro lado, (siempre según los entendidos y nuestro líder) hay que acostumbar al cuerpo a correr por asfalto y las tiradas largas (dícese de aquéllas que superan con creces la hora) deben hacerse en tan fatídica superficie. Con lo que eso jode, con lo bonito que es el campo, la montaña, los bichos varios y la flora florida y hermosa...

Y por último, trágate los comentarios de quienes ya han pasado por el trance maratoniano culipardo-churriego: "es un coñazo", "los polígonos industriales son insufribles", "como le dé por hacer viento...", "en Ciudad Real no anima ni Dios","el año pasado no se podía correr con el tiempo tan malo que hacía", "el centro de la ciudad, que suele estar concurrido, ni se pisa". Menos mal que alguno te da ánimos y te dice: "al menos en Miguelturra hay mucha animación". Aunque siempre hay alguién al lado para apostillar: "sí, pero eso pasa pronto y luego te queda todo el polígono, la carretera, la rotonda, más carretera y todo el paseo del Erosky". Podrían callarse, pero no. Como ellos ya lo corrieron...

Pues eso, que después de oír, sentir y correr lo que llevamos oído, sentido y corrido estas últimas semanas te preguntas si serás capaz de terminar, si te dolerán mucho las piernas, si tendrás calambres y, cuando todo eso pasa por tu cabeza (por mal que esté) dices: ¿y para qué coño voy yo a correr un maratón?

Pues no lo sé, pero lo voy a correr. Y quiero terminarlo, a ver si después de estar acumulando kilómetros no voy a terminar (que tampoco sería raro)

En definitiva, nos lo tomamos como un reto personal. Aunque, bien pensado (o mal) no sé qué será peor si terminarlo o no, porque cuando terminas una cosa así te crees que eres como Paco (digo Gladiator) o como un superatleta al que no hay reto que se le resista. Nosotros no lo hemos terminado y ya estamos pensando en los 101 km de Ronda para el próximo mes de mayo

La locura del corredor no tiene límites. La de CorriendoporelCampo tampoco.

5 comentarios:

R. Gª. ALDARIA dijo...

El oh amado líder os ve psíquica y físicamente preparados, si no os pasáis con las birras y el cochinillo de aquí al 30... Es por compensar la tralla mental que te metí el domingo... Ya verás como la maratón se te hace ligera al no tener que ir oyéndome, jejejejeje

STEPHEN HAWORTH dijo...

Yo empezaré a preparar la maratón la semana de antes.

CorriendoporelCampo dijo...

Gracias, oh Líder!
Stephen, tú sí que sabes... Se nota que eres perro viejo en estas lides.
Quique

Anónimo dijo...

Pues yo haré la media y, por tanto, sólo la primera vuelta. Eso sí, al que me dé el coñazo corriendo a mi lado y no me deje disfrutar del bonito paisaje poligonero le meto un codazo en el esternón que me quedo sólo. Y no lo digo por el líder, que no da el coñazo nunca, el pobre, sino por el tándem secretario-movedor de hilos, que ya me los conozco. He dicho. Luis.

CorriendoporelCampo dijo...

El tándem está pensando en destituirte de un momento a otro como consecuencia de la violencia de tus pensamientos y lo anodino de tu mandato.