2 ago. 2016

Gredos 1 - CxC 1

Memorias del primer día en Gredos por "El Interino"

Me piden alguno de los CxCs fundadores que haga un relato de mi primer día de escapada montañera con ellos desde mi recién estrenada condición de CxC interino. Se qué no voy a estar a la altura de las crónicas que he leído en el blog ceporcerino,  pero intentaré que por lo menos no chirríe mucho.

Lo primero q pensé cuando vi llegar al Jordi a la rotonda del helicóptero donde había quedado en que me recogiera a las 6.25 h del viernes en cuestión, es que no nos merecíamos ir en semejante y nuevecito todoterreno full equipe, que íbamos a parecer putos montañeros de verdad. Jorge llegó, como no podía ser  de otra manera,  mascullando entre dientes algo así como que "hostias, joder, su puta madre, que llegaba un poco tarde por que le había surgido nosequé de última hora". Viniendo de Jorge, unas disculpas en toda regla.

"El Interino"
El siguiente en subirse al carro debía ser Luis, el presidente de Washington, al cual tenía ganas de conocer un poco más a fondo, ya que hasta ahora solo le había visto tomando cervezas (muchas), y por los chascarrillos y anécdotas que unos y otros me habían contado en nuestras salidas correcampistas que hacemos para poder ir luego a un bar. Mi primera gran decepción con el fue que no estaba puntual como de un presidente se puede esperar. Ni siquiera que respondiera al teléfono ni a la llamada al timbre de su portal. Bajó a los 20 minutos, diciéndonos que perdonáramos, que se había dormido. Así, tal cual, el presidente.

Quique sí que estaba esperando en el sitio convenido, con su flamante mochila Salomon 20 l nueva, en la que yo dudaba que le cupiera todo lo que habíamos acordado, por que mi mochila abultaba  por lo menos el doble y pesaba como si se me hubiera metido dentro alguna vecina mientras esperaba el ascensor. Entre unas cosas y otras íbamos a salir casi tres cuartos de hora más tarde de lo previsto.

Con estas, salimos rumbo a la sierra de Gredos.

Tras meternos un poco con Jorge por no haber tenido la previsión de traer la música adecuada, Quique se quedó tronchao con la boca abierta en el asiendo de atrás mientras Luis daba alguna que otra cabezá.

Llegamos al sitio convenido (convenido por ellos, que yo iba de interino en prácticas y pensaba portarme bien, ir a donde me llevaran y comérmelo todo como un niño bueno) donde íbamos a dejar el coche los 3 días (eso creíamos), nos ensilamos unos montaos de panceta y lomo, cargamos el agua que nos cabía y enfilamos para el monte.

Er monte es nuestro
Aún nos las pintábamos felices
Los primeros 10 kms (unas 3 horas) todo fue coser y cantar, qué bonico está el campo, échame una foto en esta roca y cosas así... Hasta qué me di cuenta de que la suela de una de mis zapatillas Salomón x pro del 2003 nuevas se había despegado completamente y la llevaba abierta hasta casi la mitad de la planta del pie. 

Con estas zapatillas nada podía salir mal
En mi inexperiencia, casi me lo tomé a broma, hasta que vi la cara del Presi, que no era de broma, en absoluto. Tras probar una chapuza con cinta aislante, Luis me recomendó, amablemente, que me diera la vuelta, cogiera el coche y fuera al pueblo más cercano a comprarme unas zapatillas en condiciones, que con esas iba a poner en riesgo la expedición. Quique, en un ataque maternal que hizo que se me saltaran las lágrimas, dijo que cómo iban a dejar que se fuera el niño solo, no fuera a perderse o a darle un yuyu (que dicho sea de paso era ya la 1 de la tarde y hacia un calor de muerte), y que puesto que éramos 4, lo más sensato sería que dividiéramos el grupo en 2 y él me acompañaría a mí en lo de comprar las zapatillas, que a saber cual me compraba si me iba solo...

Dicho y hecho, nos separamos en parejitas y Quique ( a partir de ahora mamá) y yo nos dimos la vuelta y desandamos o desanduvimos  lo que habíamos hecho. Tengo que decir que en el fondo( y en la superficie) agradecí enormemente el gesto de mamá Quique, ya que le tengo mucho respeto al monte y todavía me considero un piltrafilla de estas cosas, y aunque sé que Luis me mandaba sólo porque a él le parecía una minucia, yo no veía tan claro hacer el camino de vuelta sin equivocarme en ninguna senda y hacer el recorrido en 5 o 6 horas en lugar de en 3.

El equipo Pokemon
El caso es que durante el retorno a Quique se le encendió el gen competitivo y determinó que debíamos llegar no en 3 horas, si no en 2 y media y que incluso si me atrevía, corríamos un poco. Yo en ese momento me sentía bastante culpable por hacerle perderse parte de la ruta tan chula que se habían planeado para ese primer día, y desoyendo a la vecina que llevaba metida en la mochila, le dije que vale, que corríamos. Y eso hicimos. Imagino que mirándome desde atrás solo se me verían mis patillas de gorrión pegadas a ese mochilón saltando de piedra en piedra, tratando de seguir a mamá pato, que encima, ahora que no me oye, se ha puesto en forma, el hijoeputa.

Ultrarunner enjuagándose
El caso es que llegamos en el tiempo previsto (previsto por Quique) y decidí que a tomar por culo los bocadillos chiclosos que teníamos previstos para la comida del día, y que lo menos que podía hacer era invitar a comer a aquel gañán que había querido acompañarme, a una comida de mesa y mantel. La ensalada campera, lentejas y secretos nos supieron a gloria. El café quisimos tomarlo en Monbeltrán, a unos 15 kilómetros, donde el posadero nos había dicho que encontraríamos una tienda de deportes. Llegamos a la conclusión que dicha tienda de deportes debía ser de su sobrino por lo menos, porque nuestra sorpresa fue grande cuando, al llegar, vemos el rótulo de la tienda "PAPELERÍA Y DEPORTES" y sólo se vislumbraba desde el escaparate (porque no abrían hasta las 6 y eran las cuatro y media)  mochilas del Real Madrid y algún balón de fútbol. Y yo que iba pensando en esportivas ...

Tras buscar por internet decidimos ir a Arenas de san Pedro, que parecía haber 3 tiendas de deportes y en alguna habría algo. Al final, para no enredarme más, terminé comprando las únicas zapatillas de trail que tenían de mi número, unas adidas kanadia con goretex, que seguro que en La Mancha me viene muy bien, por la que me soplaron casi 100 pavicos muy ricos.

Lo siguiente en el plan trazado era ir en coche hasta la plataforma de Gredos, dejar el coche en el parking y subir hasta el refugio donde íbamos a pasar la noche con Luis y Jorge.

Estos dos sí se esforzaron
El tiempo estimado hasta el refugio, según la red de redes era entre 2 y 3 horas, pero Quique decidió que qué cojones, que esto lo hacíamos nosotros en menos de 2 ( porque además, si no lo hacíamos así, corríamos el riesgo de quedarnos sin cenar, que el cierre de la cocina era a las 22.30 y el toque de silencio es bastante estricto en los refugios de montaña, que la gente allí son de mucho madrugar y eso)  y se puso a imprimir un ritmo como si no llegara a tiempo a pasar un control del ultra trail del montblanc ese que hizo. Vamos que me llevaba con la lengua fuera, pensando seriamente decirle a quien cojones se hubiera metido en mi mochila que ya estaba bien, que se bajara de una puta vez. Quique, que me veía con cara de renegado, se puso a darme una master class sobre positivismo y actitud en las carreras de larga distancia. Para colmo, en una de las fuentes del camino me había inflao a beber agua fría como el corazón de Luis (todavía me reconcomía el hecho de que me hubiera querido apartar de su lado, echándome sólo  a los lobos, con tan sólo 10 kms de común travesía), que me cayó como un tiro en el estómago. 

La verdad es que no me duró mucho tiempo. Enseguida me rehice y pude disfrutar como se merecía de las vistas de Gredos que teníamos delante. La bajada a la Gran Laguna, donde está el refugio Elola donde íbamos a pasar la noche es, simplemente, espectacular. Bajamos los últimos kilómetros alegres y contentos, cual cabritillos de monte, deseando ver a nuestros amiguetes, darnos una ducha, cenar y si eso, tomarnos una cerveza. Nuestra sorpresa fue grande al comprobar que nuestros compis no habían llegado y nos quedamos un poco descuadrados, porque dudábamos de que hubiera en su camino algún bar que les hubiera hecho entretenerse. Nos duchamos con agua fría de las montañas al aire libre (eran casi las 10 de la noche), obsequiamos con la vista de nuestros culos a quien quiso disfrutarlos y nos pusimos con ropa limpia a esperar a que llegarán los que faltaban. No esperamos mucho. A los 15 minutos decidimos que ya estaba bien, que teníamos hambre, que los espaguetis tenían una pinta estupenda y que nuestro compañerismo no daba para más. Si creyéramos en esas cosas hubiéramos dicho que nos supieron a gloria bendita. Quique además se enjaretó  una bandeja de lomos en salsa de la cual yo solo cogí 4 y nos bebimos las ¡primeras! cervezas del día. 

diosss
Cuando ya estábamos empezando a preocuparnos de más, porque la noche se había echado totalmente encima, y los montañeros que iban llegando no tenían ninguno el porte estilizado ni el encare sonriente que intuíamos traerían los nuestros, pedimos a la cocinera que les apartara por caridad cristiana un par de platos de lo que fuera, antes de cerrar la cocina. Nos íbamos a salir a tomar el fresco fuera para ver si los veíamos llegar y pensando en cómo repartirnos sus pertenencias, cuando los vimos entrar en el refugio, sudorosos como si hubieran hecho algo, blancos como una pared y sin casi poder ni hablar maldecían no se qué de unos putos piornos ( todavía no me quedó claro lo que son) , que se habían quedado sin agua, que habían estado a punto de beberse sus propios orines y lindezas de esa calaña. Vamos, que se habían perdido, que no tienen ni puta idea de utilizar un GPS y que qué duro es el monte, eh, Luis? Y tu querías dejarme sólo EH, LUIS? QUE YA CASI SE ME HABÍA OLVIDADO, EH, LUIS?

Poco más queda que contar de ese primer día. Tomamos unas pocas cervezas ( nos más que otros, que yo en esto también soy interino), dormimos en una de las 3 habitaciones del refugio, la denominada " Los hermanitos" junto a otras 20 personas (si, 24 en total)... Bueno al final resultamos ser 23, porque Quique no soportó el calor y después de dejar empapados de sudor su parte de colchoneta y su cojín, cogió su saco y el plumas y se fue a dormir al fresco de Gredos.

Para finalizar, debo reconocer, y más viendo lo que nos venía en los siguientes 2 días, que fue una decisión acertada la de Luis de hacerme volver al pueblo más cercano a buscar otras zapatillas, que ni de coña hubiera aguantado con las que llevaba y seguramente me hubiera perdido cosas espectaculares como la subida al Almanzor, a casi 2.600 m de altitud y alguna otra cosa que hicimos también y que dejo que sea otro, si quiere, el que os la cuente, pero os adelanto que han sido 3 días espectaculares por el paisaje y por la compañía.


¡Qué bien lo pasemos!!!

24 jul. 2016

Gredos 1 - CxC 0


El fin de semana del 15 de julio un puñado de aguerridos ceporceses (Quique, Jorge, Federico y un servidor, su Pte.) nos fuimos a patearnos Gredos. Nuestro ánimo, pasar tres días dando patadas a las piedras, injuriando a otros y denunciando la hipocresía del mundo. Nuestro plan, hacer en tres días la travesía integral del macizo central de Gredos, empezando en el Puerto del Pico y terminando en el de Tornavacas. Nuestro conocimiento previo del asunto, ninguno salvo una ruta en wikiloc de unos que no sabemos quiénes son y un mapa de la editorial Alpina. O sea, de risa. 

Tras una semana estudiando el mapa y preguntando por ahí forjé un plan perfecto: el primer día haríamos unos treinta y pocos hasta llegar al refugio Elola, el segundo continuaríamos otros veinticinco hasta llegar a alguno de los refugios que hay a lo largo de la sierra llana y el tercero alcanzaríamos el final del trayecto. Casi todo lo haríamos por la cuerda de la sierra, excepto en las partes más técnicas, en las que animales como nosotros no debemos meternos por carecer de experiencia y que tendríamos que evitar bajando lo que fuera necesario. Al ser mediados de julio, el gran problema sería el agua, pero entre las fuentes y los arroyos que bajan por las sucesivas gargantas tendríamos la posibilidad de abastecernos a lo largo de la ruta. 

En esta breve descripción de nuestros planes hay ya demasiados errores como para que podáis llegar fácilmente a la conclusión de que no alcanzamos nuestro destino. Llegamos al circo de Gredos pero no salimos de allí. El primer día fue tan duro como para revisar nuestro plan sobre la marcha, una posibilidad abierta desde el principio. El primer imponderable fue la zapatilla de Kiko, el CxC interino, a quien al parecer no le había parecido sospechoso que sus Salomon le hubieran durado 13 años.  Rápidamente se convirtió en carpanta, sus zapas de deshicieron y tuvimos que dividirnos: Quique y él se dieron la vuelta para conseguir otras zapas, Jorge y yo seguiríamos la ruta prevista y esa tarde nos encontraríamos en el refugio Elola. 



Al poco de separarnos alcanzamos la cuerda por el Puerto del Arenal (1.800) y de allí seguimos hacia el oeste pasando, sucesivamente, por Canto Cochino (1.900), La Cabrilla (1.990), el Mojon de las Tres Cruces (2.150), el Risco del Águila (2.125) y el Peñon del Mediodía (2.220). Águilas enormes y cabras con cuernas impresionantes fueron lo mejor del camino. No son muchos kilómetros pero entre el sol y la dureza del recorrido perdimos mucho tiempo y energías. Los mojones eran claros pero el rastro de la senda se perdía entre piornos cerrados, altos y secos, de modo que avanzar requería pelearse con ellos y sufrir muchos arañazos. Éramos muy lentos.



Cuando habíamos llegado a la mitad del recorrido previsto para la primera jornada estábamos ya muy cansados y casi sin agua. Fuentes anónimas (!) nos habían comentado que podríamos encontrar agua en la garganta que nace al norte del Puerto del Peón o en la Fuente de la Mira, así que hacia allí íbamos administrando la que nos quedaba y con síntomas de deshidratación. Pasado el Puerto del Peón vimos una garganta por la que parecía bajar un arroyo y en la cual no había ganado. Pero no era seguro que corriera algo a estas alturas del verano y bajar en lugar de seguir por la cuerda suponía perder unos doscientos metros de altitud que luego tendríamos que volver a ganar. Es decir, estábamos ante un dilema en toda regla: arriesgarnos a bajar y que no hubiera agua o arriesgarnos a seguir hacia la Fuente de la Mira, que nos habían asegurado que no estaba seca, y que tampoco hubiera allí. Al final bajamos. Al acercarnos no se oía rumor de agua corriendo pero a unos diez metros vimos que algo llevaba, aunque la apariencia no era tranquilizadora. Bebimos lo justo porque no nos fiábamos y retomamos la subida hasta la Mira con un par de litros cada uno, esperando encontrar mejor agua más arriba. El agua resultó ser allí peor, así que nos bebimos toda la que habíamos recogido en aquella garganta, en un movimiento muy elegante que dejó de serlo al día siguiente. Todo el tema del agua nos retrasó otra vez y llegamos al kilómetro 20 bien avanzada la tarde, muy fatigados y no de buen humor. 



Por lo menos hasta ese punto el track, permanentemente contrastado con el mapa, nos había llevado bien. Seguimos por Las Molederas (2.240) y el Risco Pelucas (un saludo a mi cuñado) hasta un punto en el que el track se separaba de la cuerda. En lugar de llegar al Puerto de Candeleda y desde allí bajar por el refugio del Rey, estos fenómenos bajaban hacia la senda de la plataforma a la laguna grande por el pluviómetro. Y lo hacían fuera de la senda marcada en los mapas. Como no conocíamos la cuerda y nuestra experiencia en montaña es inexistente decidimos hacer caso al track y ese fue un error definitivo: no sólo perdimos mucha altitud sino que terminamos presos de patas, nunca mejor dicho, en el enésimo piornal, éste ya sí capaz de agotar la paciencia de Jorge y las pocas fuerzas que nos quedaban a los dos. 



Una vez en la senda a la laguna grande ya todo era fácil pero tuvimos que darle a la zapatilla para llegar al Elola antes de las diez y media, hora en la que se cerraba el chiringo, o eso me quería sonar. Llegamos de noche a las diez y veinte, cansados tras casi once horas de monte, deshidratados y con una buena lección en las patas y en la mollera. Gracias a nuestros otros dos compañeros pudimos cenar en condiciones y nos fuimos al sobre rápidamente. Si, como dice mayayo, la montaña es para quien se la gana, estaba claro que nosotros todavía nos la teníamos que ganar. 

20 may. 2016

IN-FERNÁN CABALLERA 2016



FERNÁN CABALLERO
12 DE JUNIO




RECORRIDO

Sierras del Perro y del Gigante. Fernán Caballero.
RUTA TRAIL: 2 modalidades: 21 km. y 600 D+ aprox./ 13,5 km. 200 m D+
RUTA SENDERISTA: 12 km. Y 180 m D+
Tracks (próximamente) 
INSCRIPCIONES

Precio: 10 € (mismo precio para todos).
Plazo: 20 de mayo - 9 de junio.
Modo de inscripción: "On line"A través de CRONOMANCHA (enlace AQUÍ).
Nota: la inscripción cubre el seguro de accidentes y responsabilidad civil, avituallamientos líquidos, dispositivos de seguridad para el corredor -ambulancia, corredores escoba...- y un obsequio de la organización.
Será necesario rellenar y firmar pliego de descargo de la organización al retirar el dorsal.
PROGRAMA

12 de junio
08:00 h. – 08:45 h.: retirada de dorsales.
09:00 h.: salida.
10:30 h.: hora estimada llegada primeros corredores.
13:00 h.: cierre de carrera.
13:00 h.: alterne en la plaza del pueblo con migas, cervezas y chascarrillos. 
(Colabora Excmo. Ayuntamiento de Fernán Caballero)

REGLAMENTO
Artículo 1. La carrera 
1.1. La In-Fernan Caballera es una carrera organizada por el CD Corriendoporelcampo.
1.2. La carrera se celebrará el domingo 12 de junio de 2015, con salida a las 09:00 horas.
1.3. La carrera tendrá tres modalidades, todas ellas no competitivas: un trail de 21 kms, otro de x km. y una ruta senderista de 12 kms.
Artículo 2. Participantes
2.1. Podrán participar en esta carera los corredores nacionales y extranjeros mayores de edad, debidamente inscritos en la forma establecida en el presente reglamento y que posean la condición física apropiada para competir en carreras por montaña.
2.2. La participación queda limitada a 300 inscripciones entre todas las modalidades, sin posibilidad de aumentar el cupo.
Artículo 3. Categorías y premios
3.1. Las modalidades de trail tendrán carácter competitivo, pero no habrá clasificación. La prueba senderista no tendrá caracter competitivo.
3.2. Solo habrá categoría masculina y femenina. Todos disfrutaremos lo mismo.
3.3. No se otorgarán trofeos, aunque sí podrán destacarse determinadas cualidades de los participantes.
Artículo 4. Descalificaciones
Será motivo de descalificación:
- La falsedad en los datos de inscripción. 
- No completar en su totalidad el recorrido. 
- No llevar el dorsal totalmente extendido, bien visible y en la parte delantera. 
- Desatender las indicaciones de la Organización. 
- Deteriorar o ensuciar el entorno. Es obligación de cada corredor llevar sus desperdicios,
latas, papeles, etc  y dejarlos en los lugares habilitados a tal efecto por la organización. 
- No pasar por todos los controles. 
- No prestar auxilio a cualquier participante que lo requiera a causa de un accidente, siendo obligatorio avisar al punto de control más cercano. 
Artículo 5. Responsabilidad
5.1. La Organización declina toda responsabilidad en caso de accidente o negligencia por parte del corredor, así como en las lesiones que se cause.
5.2. Cada participante estará cubierto por un seguro.
5.3. Por motivos de seguridad todo corredor que abandone la prueba estará obligado a comunicar su retirada al control de paso más próximo y entregar su dorsal.
5.4. Es imprescindible rellenar el Pliego de Exención de Responsabilidad en la recogida del dorsal.
5.5. Las entidades organizadoras declinan toda responsabilidad de la que pueda ser causa o víctima los participantes durante el transcurso de los entrenamientos y en la prueba misma, siendo los competidores los únicos responsables y en ningún caso éste o sus representantes podrán entablar demanda judicial contra la organización o persona vinculada a ella.
5.6. La organización no se hace solidaria de los gastos ni deudas que pudieran contraer los participantes antes, durante o después de la prueba.
Artículo 6. Suspensión de la prueba
6.1. La organización se reserva el derecho de modificar o suspender la prueba por causas meteorológicas u organizativas.
6.2. La organización está obligada a informar, con el suficiente tiempo de antelación, de cualquier modificación o suspensión que pudiese sufrir la prueba.
6.3. Si por cualquier causa de fuerza mayor (incendio, nevada, inundaciones o cualquier otra catástrofe que pudiese producirse), la organización se viese obligada a tener que suspender o aplazar la prueba, se buscara otra fecha en el calendario para su realización. Esta será lo más próxima posible a la originalmente fijada, y se comunicará a los participantes en el plazo máximo de una semana desde el momento de la suspensión o aplazamiento de la misma. En estos casos, si el participante ya inscrito, no pudiese acudir a la nueva fecha fijada por la organización, solo le será reembolsado el 50% del coste de la inscripción, restándole los gastos generados por las transacciones bancarias.
Artículo 7. Inscripciones
7.1. Las inscripciones se realizarán on line a través de la página cronomancha.como cuyo enlace se encuentra en la corriendoporelcampo.blogspot.com. 
7.2. La inscripción es personal e intransferible y supone la aceptación del presente reglamento. 
7.3. Los dorsales serán adjudicados por el orden de inscripción. 
7.4. El coste de las inscripciones será de 10€ para todas la modalidades. 
7.5. No es necesario estar federado para poder participar.
7.6. El hecho de inscribirse supone la total aceptación del reglamento de la prueba. Su desconocimiento no exime de su cumplimiento. 
Artículo 8. Entrega de Dorsales
8.1. La entrega de dorsales se realizará en la zona de salida en la Plaza del Ayuntamiento a partir de las 8:00 horas identificándose con DNI.
8.2. Además es imprescindible presentar firmado el Pliego de Exención de Responsabilidad, aceptando el reglamento de la prueba.
Articulo 9. Itinerario
9.1. El itinerario y los puntos de avituallamiento de las dos modalidades se darán a conocer en la pagina web www.corriendoporelcampo.blogspot.com.
9.2. El itinerario de la modalidad trail será de aproximadamente 21 kms. y 600 m. de desnivel positivo.
9.3. El itinerario y los puntos de avituallamiento podrán ser modificados si por causas naturales o administrativas la organización lo considera conveniente.
Artículo 10. Señalización
10.1. La prueba estará marcada con cintas plásticas y balizas identificativas de la propia carrera a lo largo del recorrido, prevaleciendo las marcas en todos los cruces. Los lugares que puedan conducir a confusión estarán debidamente señalizados con cinta de balizar de color que contraste claramente. No obstante, será responsabilidad del corredor la localización de la señalización que será de colores vistosos.
10.2. El corredor deberá realizar el recorrido completo. Estará obligado a seguir el recorrido oficial y será el único responsable de sus errores en cuanto a localización y orientación se refiere.
10.3. La organización podrá situar puntos de control a lo largo del recorrido. En tal caso, en esos puntos habrá de recogerse una pulsera identificativa. Al término de la carrera, el corredor ha de tener tantas pulseras como controles se hayan realizado en la prueba en la que está inscrito.
Articulo 11. Tiempo de finalización
11.1. El tiempo máximo de finalización de la carrera será de 4 horas.
11.2. Todo corredor que abandone la prueba deberá comunicar su retirada al control de paso más próximo y entregar su dorsal. 
Artículo 12. Material obligatorio
- Gorra o similar.
- Bidón o sistema de hidratación. La organización no facilitará vasos ni recipientes para la hidratación de los participantes en los avituallamiento para fomentar una participación ecoresponsable. Por tanto, serán los propios participantes los que deberán portar su propio vaso si quieren hacer uso de los avituallamientos líquidos.
- Calzado adecuado para el senderismo o la práctica deportiva fuera de pista.
Artículo 13. Obsequio
-Todos los que finalicen la prueba en cualquiera de sus modalidades recibirá un obsequio conmemorativo. 
-Al final de la prueba se ofrecerá una comida campera a todos los participantes y acompañantes.

10 may. 2016

¡Corre! Que se presenta RUN CON LIMÓN


¡En CxC no solo corremos!

De hecho, algunos de nuestros miembros (con perdón) se dedican a cosas tan dispares como fabricar chorizos, desgranar los recónditos vericuetos del Derecho Administrativo, enseñar al que no sabe, vender zapatos, contar noticias deportivas, defender pleitos, dar de comer al hambriento, arreglar sonrisas... Vamos, que somos un poco de todo y mucho de nada. 

Pero si se trata de oficios de relumbrón, tenemos que hablar de nuestro miembro (con perdón) de honor, el maestro LUIS ARRIBAS, al que nosotros en su día conocimos como SPANJAARD y al que ahora, gracias al cariño, llamamos "el Arribas". 

Y al bueno del Arribas se le da muy bien todo lo que tiene que ver con correr y, además, también es un fenómeno en lo que a escribir se refiere.

Esta vez ha vuelto a juntar las dos cosas y le ha salido un pelotazo de escándalo, un RUN CON LIMÓN de los más rico y refrescante que podeis degustar en estos tiempos en los que lo comercial y el postureo se mezclan a partes iguales para sacar tajada de todo lo que tiene que ver con el running (antiguo footing o jogging, que te toda la vida ha sido correr).

Y es que Luis Arribas no tiene ni un pelo de tonto, ni de tontería. Llama a las cosas por su nombre. Sus más de treinta años corriendo y haber superado más de cien veces la distancia del maratón le hacen conocer de verdad y desde hace mucho todo lo que ahora nos descubren los recién llegados a esto del tacón-punta-tacón.

Y como él es un tipo muy afable (para nuestra suerte) y muy CxC (para su desgracia) va a venir aquí, con nosotros, a presentar su RUN CON LIMÓN

Y lo hará -como es él- de forma original:

Quedaremos el día 28 de mayo a las 11:00 en el Parque del Pilar, en el Rumor del Agua (Terraza Guridi). Lleva zapatillas de deporte porque nos daremos un trote de media horita con el autor mientras charlamos de todo un poco. Y, después de ese trote para entrar en calor y en materia, a las 12:30, tendrá lugar, allí mismo, la presentación del libro. Ni que decir tiene que siendo un libro con ese título, en ese entorno y estando por medio los CxC alguna cerveza cae mientras se presenta la criatura.

También está avisado ROBERTO LEAL (sí, ese andaluz guapito, muy majo, presentador de "España Directo") prologista del libro, amigo del Arribas y también otro corredor de los que piensan dónde van y no cuándo llegan.
Roberto Leal de www.robertoleal.es
No lo dudes. Si quieres saber de qué va esto del correr de verdad de la buena, si quieres que te presenten de tú a tú un libro sobre lo que más te gusta, no te lo puedes perder. Y si no sabes aún de qué va esto, tampoco faltes, porque aquí te vas a enterar de lo vale un runner.

¡No lo olvides! Si quieres correr con nosotros, el día 28 de mayo a las 11:00 en el Parque del Pilar (Rumor del Agua - Terraza Guridi). Si solo quieres asistir a la presentación y tomarte algo con nosotros, vente a las 12:30 para que nos de tiempo a estirar las piernas y la lengua antes y a contar unos chascarrillos al final.

¡TE ESPERAMOS!




"Run con Limón se diseñó para que llevara dos hielos, dos dedos de run y dos rodajas de limón. Resume esos pensamientos a los que un corredor, al menos una vez en su vida, debe enfrentarse. Resume lo que siempre quiso saber el acompañante o familiar del que corre. En resumen, es un libro que alguien tenía que sacar en mitad de la más productiva y sonada de las burbujas del deporte español. En consecuencia, usted debe adquirir este libro, o exigir que se lo presten una vez en la vida. Encontrará textos que ningún aficionado a correr debería perderse. Y ningún amigo de alguien que corre debe dejar de tenerlos en cuenta. Están contados con un vaso en la mano y barba de dos días. Vale. Regañando un poco. Eso es el efecto del limón. Este es el típico libro para saberlo todo sobre el famoso running. El típico regalo que haces para perder la amistad de tu compañera deportista o de tu hijo, al que intentas animar igual que hiciste tú en aquellos años gloriosos del correr sin aparatos. Después de treinta años corriendo, ahora toca enseñar a esos millones que ahora corren. Es hora de mirar atrás y arrepentirse de todo. Como tropezamos con la misma piedra dos y tres veces, seguramente para poder seguir haciendo lo mismo."

5 abr. 2016

Carrera de orientación en Valdelatas, Alcobendas (Madrid) o Courir à travers Champs, corriendo en français

El zorro pareció intrigado:
-¿En otro planeta?
-Sí.
-¿Hay cazadores en ese planeta?
-No.
-¡Qué interesante! ¿Y gallinas?
-No.
-Nada es perfecto -suspiró el zorro.
                  Le renard parut très intrigué :
- Sur une autre planète ?
- Oui.
- Il y a des chasseurs, sur cette planète-là ?
- Non.
- Ça, c'est intéressant! Et des poules ?
- Non.
- Rien n'est parfait, soupira le renard.
Antoine de Saint-Exupéry, El Principito

La delegación de Corriendo por el Campo en Madrid (cada vez más numerosa) ha hecho podio este fin de semana en la persona de Anne Souplet (mon beau petit chou) y Manu García (para servirles a ustedes) como Courir à travers Champs (CàtC) équipe d'orientation. Un podio chiquitito, pequeñín, terceros de trece equipos en una carrera de orientación, pero eso no ha impedido que Quique, el que en CxC maneja los hilos en la sombra, nos haya ordenado imperiosamente (¡menudo es!) poner por escrito el acontecimiento.

- Pero que es un score de orientación, una crónica va a quedar rara de cojones.

Claro, si ustedes no saben lo que es una carrera de orientación, no entenderán mi desconcierto.
CxC, aprender divirtiéndose les ofrece una breve descripción de qué sea esto, que les resultará más interesante y edificante que una crónica al uso, que es un género literario que no domino.

Para empezar, habría que decir que hay cierto miedo y prevención por parte de algunas personas a que los paleohipters más trending descubran esto de la orientación, vengan a chusmear un día, se ponga de moda y se manche este tipo de carreras de una pátina de "modernez". Que haya un aluvión de neófitos que prive a "los de toda la vida" del raro privilegio de realizar una actividad marginal y minoritaria. Como ya pasó en su momento con correr por el monte, manía que tenían cuatro locos, cuando Kilian nos descubrió que se podía ir con zapatillas por donde siempre habíamos llevado botas y explotó la fiebre del trail running, como ya acaeció cuando los aficionados al atletismo, a correr "detoalavidadedios", fueron sacudidos por el tsunami de la moda del running, hay quien teme que oleadas de refugiados huyendo del padel, del trail o de la BTT les dé por probar esto y nos "quiten el juguete".

Ya advierto que para mucha gente no será una actividad atractiva. Si lo que os gusta es la competición pura, adelantar, picaros en una bajada,... este no es vuestro deporte. Si os gusta el sabor de la sangre en la boca desde el primer kilómetro, saber a quien lleváis por delante y por detrás (con perdón), mejor no os apuntéis. Hasta que no acabe la carrera no vais a saber qué tal os ha ido. Os vais a ir cruzando con gente que a lo mejor os está vapuleando o, por el contrario, no tiene su día, y no tendréis ni idea de si va a acabar por detrás o por delante (con perdón de nuevo, es por la primavera) de vosotros.

El lema de este deporte es "correr y pensar".

Eso quiere decir que si sales disparado corriendo como un pollo sin cabeza, seguramente hagas el doble de recorrido, te pierdas, te enzarces (literalmente) y acabes en el último puesto de la clasificación, arañado, destrozado muscularmente y viendo como esa pareja que iba andando y charlando ha obtenido mejor resultado que tú. Habrá días que lo des todo, que estés haciendo un buen papel y, de pronto, te enredes con una baliza, te aferres a una idea equivocada de dónde estás y pierdas tanto tiempo que todo el trabajo anterior no te sirva para nada. Una carrera de este tipo es, fundamentalmente, un juego. Hay que asumir con deportividad cualquier resultado.

Un juego de habilidad, un juego de estrategia, un juego de concentración y un juego en el que interviene tu preparación física, tus conocimientos teóricos y tu experiencia práctica.

Y en este caso, como yo no tengo nada de eso, iba en pareja con Anne Souplet para suplirlo, claro.

Yo soy un hombre muy primario. Estoy sujeto terriblemente a las pasiones.
No pienso casi. Cualquier cosa que les dijese sería una tontería.
Por simplificar un poco, las carreras de orientación pueden ser cortas, largas o muy largas (rogaines), así que los distintos "sabores" a elegir no serán 10.000, media maratón, maratón o ultra, pero si que os haréis una idea aproximada antes leyendo cuidadosamente el reglamento de si vais a invertir una hora o doce (o varios días) en completarla. Aquí lo de leer es importante antes y durante, como en los exámenes.

Te proporcionarán un mapa y solamente con una brújula (olvidad el gps) tendréis que encontrar las balizas en las que tenéis que "fichar". Se puede tratar de ir siguiendo un recorrido previamente establecido o, a partir de un mapa, diseñar el tuyo propio, tu estrategia, para obtener la mayor puntuación (score) posible. Este era el tipo de carrera del domingo pasado. Un score en el que disponías de tres horas para obtener la mayor puntuación posible con cuatro pruebas especiales (pequeños juegos de habilidad) opcionales.

Hay que fijarse, a la hora de atrochar, si se va a perder más tiempo campo a través que trotando cómodamente por un camino dando un pequeño rodeo. Hay que tener referencias para localizar la baliza que buscas. Cuando no cuentes los pasos o no sigas bien el rumbo de la brújula cuando no tengas referencias, te pasarás de largo o buscarás dónde no es. Las curvas de nivel y la vegetación, la posición de las rocas, las lineas de alta tensión. Hay que leer las señales para usar referencias y posicionarte, saber dónde estás y hacia dónde está el Norte.

Es frustrante, si, dar vueltas buscando la baliza que no encuentras.

Pero cuando aparece, apenas puedes contener el grito de alegría (y hay que hacerlo, porque eso orientaría a los que están cerca hacia ti y les darías ventaja). Es una descarga de adrenalina, un refuerzo pauloviano que te engancha en la búsqueda del siguiente objetivo. Quieres más, quieres más, quieres encontrar otra y que te de el subidón otra vez. Química cerebral pura. Es un estímulo positivo intermitente. Droga, en definitiva.

La verdad es que, por no contar cada una de las "veintipico" carreritas de una baliza a otra habría que decir que, en general, se nos dio bien. No estaban muy escondidas, conocemos Valdelatas porque salimos a correr de vez en cuando por la zona y teníamos alguna referencia (no tantas como quisiéramos). Tuvimos suerte de no atascarnos en ninguna y pese a ir a un ritmo tranquilo (son tres horas, hay que dosificar), pudimos juntar una buena cantidad de puntos.

Saliendo sorprendidos y regocijados a recoger el premio del tercer puesto
(una caja de surtido de galletas)
Fotografía: JSport Orientación
Es solamente un juego. Es divertido, pero no es épico, no es extrem, no es heroico. Ahora, si se acompaña de una buena comida (con perdón) campestre y de la compañía de los amigos, igual tampoco está tan mal.

Que conste que yo, no os he dicho nada.

14 mar. 2016

CORRETRAIL 2016


Parte de los CxC participantes en la Corretrail (foto: Iván Palero)
Cuando un CxC participa activamente en la organización de una carrera, el resto de miembros (con perdón) se toma esa carrera como si se tratara de su propio buche: ¿Quién mejor que tú va a cuidar a la criatura? 

En este caso, el "Carnicero de Cabecera" de CxC, el amigo JAN, junto con el Ayuntamiento de Corral de Calatrava y un grupo de colaboradores, han venido organizando cada una de la tres ediciones de la CORRETRAIL, una carrera que comienza y termina en el municipio de Corral de Calatrava, un pueblo manchego que, contando con unos 1150 habitantes, en el día de ayer casi duplicó su población, multiplicando por muchos enteros su ambiente y su alegría.

Se trata de la primera prueba del año perteneciente al circuito TRAIL SERIES CIUDAD REAL. Dos carreras de TRAIL: una de 16 km para los que se están iniciando y quieren probar qué significa correr por el campo, por sendas, entre jaras, encinas y pedregales; y otra de 27 km para los que no temen a las distancias, los desniveles, ni perderse campo a través por el monte corraleño. Para dar gusto a todos, también se organiza una ruta senderista de 12 km para disfrutar del campo con tranquilidad a través de un bonito paseo por los alrededores del pueblo, haciendo coincidir la ruta (pero en sentido contrario) con parte del recorrido de las carreras, lo que permite que unos animen a los otros para disfrute de todos. 

Así que, siendo JAN un CxC, los CxC han estado presentes en todo lo que han podido para mayor gloria de la CORRETRAIL, del pueblo y del propio JAN. 

Le hemos acompañado corriendo por el campo para "descubrir" el recorrido, para probar si el mismo era bonito, si era mejorable, si era una barbaridad o si era mejor por allí que por aquí para que todos disfrutaran y se evitaran (en la medida de lo posible) batacazos, peligros y sucesos publicables. Varios han sido los días que hemos pateado aquellos campos en compañía de los organizadores, de Manolo Acosta, de Vicente, de Antonio... pasando, siempre que vamos, buenos momentos entre risas y amigos. Prueba de ello, nuestras canillas arañadas por la jara, los chaparros y resto de vegetación del entorno. ¡Menudo escozor en la ducha cuando cae el agua caliente sobre las heridas recientes!

También hemos tenido que comentar la jugada (bueno, el recorrido, la marcha, el sentido) en varias ocasiones tras el trabajo de campo. Y así, hemos tenido que sacrificarnos, tomando los botellines que nos dijeron en casa de JAN, en el Mesón, en El Parque y hasta en una matanza (de cerdo, claro) que hacía en su casa un Sr. Concejal, sitio al que nos colamos para degustar unas cervezas al aroma del bodrio y las especias, mientras amasaban para hacer chorizos, patatera (y no sigo, que me entra hambre).

Además, hemos echado una mano en la cosa de la señalización, balizando parte del recorrido para que nadie se perdiese y, por si eso no fuera suficiente, hemos tenido el honor de ser los "escobas" de las dos carreras (Quique y Toribio en la corta; Jorge y Pepe en la larga) ¡Qué bien se pasa de "escoba"! ¡Cuánto se disfruta ayudando a los que llevan menor ritmo, a los que más esfuerzo necesitan para terminar! ¡Qué gusto da ayudar a los corredores en una carrera!

También hemos aportado senderistas (Marisol, Charo, Fani, Susana y Paco) y hemos tratado de meter el "veneno" del campo y la naturaleza a nuestros herederos más valientes (Alonso) apuntándolos también al senderismo. A los más pequeños (Miguel, Celia, Claudia, Constança, Carmen, Martina y Paula) los hemos llevado a la ludoteca que también "corría" por parte de la organización (y es que aquí piensan en todo, en todos y todas)  para que su padres corrieran, trotaran o se deslomaran por el campo.

Y ¡cómo no! hemos corrido y hasta hemos subido al podium. Carmen y Mónica han demostrado una vez más que no hay carrera que se les resista. ¡Y se ha estrenado, por fin, Carloja! Su primera trail, que hizo con la gorra, en un buen tiempo y con magníficas sensaciones. Igual que Maribel, la contraria de Guti. ¡Qué caritas de felicicidad llevaban los dos cuando entraron bajo el arco de meta "en amor y compaña"! También disfrutaron de la carrera larga Pelu y Tocino, acompañados por nuestros CxC madrileños, Tomás, Manu y Anne, que vinieron para no perderse la juerga. Y hasta el pillo de Miguel (nuestro hipster de pacotilla) pilló trofeo, alzándose con el tercer puesto de veteranos en la carrera corta. Y por si éramos pocos, también nos acompañaron otros amigos de CxC (Isabel, Charo, Celia...)

Miguel, recibiendo el trofeo como 3º Veterano de manos de Miguel Acosta
Al final, hasta estuvimos ayudando a dar premios y trofeos. Valemos lo mismo "pa un roto que pa un descosío".

No hablaré aquí del pan y los choricillos fritos que había al llegar a meta, ni de la comida que sirvió de fin de fiesta, del arroz con tomate y huevos fritos, de la pasta, la cerveza a mansalva, del embutido y hasta de los pasteles de chocolate rellenos de crema. 

Y, aún así, hay alguno (y lo digo en singular) que dijo en las redes sociales que era muy alto el precio (16€) para lo poco que se dió a los corredores. Estas carreras no son solo los 27.000 metros de "la larga", los 16.000 de "la corta" o los 12.000 de "la senderista" (con sus seguros de accidentes y responsabilidad civil, sus avituallamientos, sus permisos correspondientes, sus balizas, señalización, voluntarios...). Ni siquiera una mochila del corredor con camiseta, manguitos y calcetines. 

Son muchas cosas más. Es poder pasar con amigos un día en la naturaleza, poder compartir risas, anecdotas y una misma pasión. Es poder llevar a tus hijos al pueblo donde sus padres van a hacer una carrera, dejándolos con la tranquilidad que dan unos monitores especializados y la cobertura de un seguro para ellos (¡Hasta les dieron un tentempié a media mañana!). Es una comida para corredores y acompañantes para que todos sean partícipes de la fiesta que supone que más de 500 personas se apunten a correr o andar por el monte. Es la posibilidad de disfrutar mucho por muy poco. 

Gracias por dejar que todos los CxC hayamos disfrutado tanto este día. Gracias, Corral de Calatrava. Gracias, JAN.

Gracias, CORRETRAIL. Nos vemos el año que viene.