26 jul. 2011

Dolor espantoso y feo en la rodilla derecha

Espantoso, apocalíptico, feo. Así es el dolor con el que me he levantado esta mañana. Por si hay algún médico entre los lectores diré que es como si me clavaran un hierro al rojo en la parte más alta de la rótula derecha, así al apoyar. Bajando escaleras la cosa se pone fea de verdad. Los diagnósticos me los podeis poner en los comentarios.
La pupa en sí no me asusta. Uno es un tipo curtido en mil lesiones y aguanta el dolor hasta límites que harían parecer un párvulo al más animal de los marines esos de los USA. Lo que me asusta es que dure un tiempo y no pueda salir a correr, o que me fastidie la "pretemporada" en tierras astures con el Quique. Manda nariceh !!! Esto me pasa dos semanas antes del maratón de Ciudad Real y me engancho una depresión que no se si me explico.
Por cierto a estas horas el dolor va bajando. Mañana me voy con la bici.

Aspecto que ofrecían mis rodillas -y todo lo demás- esta mañana durante mis ejercicios de rutina (poca cosa sólo levantaba la casa de los vecinos)

20 jul. 2011

Tripitiendo en La Atalaya

Si a los que no superaban el curso les llamábamos repetidores y los que repetían dos veces eran tripitidores, nosotros tripitimos La Atalaya.
Es más, podríamos decir, en virtud de no sé qué propiedad matemática, que no solo subimos tres veces a la parte más alta, sino que, además, como esta cota está adornada por "repetidores", si tripitimos los repetidores es como si hubiéramos subido seis veces, por eso de que tres por dos son seis.

Repetidores del Parque Forestal "La Atalaya"
Pero bueno, dejando a un lado chorradas científicas, sobre todo para gente de letras como nosotros, tenemos que deciros que este fin de semana hemos disfrutado de lo lindo al ladito de casa.
A veces olvidamos lo que tenemos cerca, precisamente por eso, porque está cerca.
A poco más de tres kilómetros de Ciudad Real el parque forestal de "La Atalaya" es nuestro verdadero pulmón urbano con una extensión de 104 hectáreas de pino y matorral. Además, en muchas partes del recorrido los árboles nos regalan una sombra que hace llevadero el correr incluso en horas calurosas.

No obstante, nosotros quedamos a las 8 de la mañana por eso de no "robarles" tiempo a las labores del hogar, las contrarias y los churumbeles. Somos más majos...
Enfilamos el camino que sale del kiosko indicado con un cartelito de madera en forma de flecha que reza "senderismo" hasta que nos "colamos" (sin saltar ninguna valla, claro) a las fincas privadas colindantes para enlazar con el camino de la Ruta del Quijote que va hasta El Reino de Don Quijote (anda que no le sacamos partido al ingenioso hidalgo) para volver a entrar en el camino que nos lleva otra vez a la curva que hay antes de los repetidores. Los caminos están perfectos como puede verse más abajo.


Subimos a lo más alto (repetidores) para bajar por la circunvalación hasta la salida del parque hacia los chalets, atravesar otro trozo de monte, salir nuevamente al carreterín que pasa por delante del depósito de agua antiguo, bajar por otra de las sendas marcadas, rodear el parque entre sombras de pinos hasta encarar nuevamente una considerable subidita hasta la curva de los repetidores, llegar hasta ellos (y van dos), bajar nuevamente por la circunvalación, hacer lo de antes hasta salir otra vez al carreterín que pasa por delante del depósito antiguo y ahora, sin dejarlo, llegar otra vez hasta los repetidores (y van tres), bajar y parar donde habíamos empezado: en el kiosko de Hierbabuena (La Terraza de la Atalaya).
A las 9:30 habíamos terminado.
Qué gustico para nuestras cuerpas serranas!!!!


14 jul. 2011

Los Montes de Malagón

Este fin de semana Luisito nos llevó de excursión por los montes de Malagón.
Para evitar este solecillo que gastamos en La Mancha en epoca estival quedamos a las 7:45 de la mañana (cada vez estamos peor de la cabeza). Además, no estamos preparando (de momento) ninguna ultratrail por el desierto (que todo se andará, tiempo al tiempo).
En el camino nos atrevimos a contarle a Luis (con dos cojones) los retos a medio y largo plazo que teníamos en mente (y si está en mente... quiere decir que lo hacemos sí o sí): el 30 de octubre, Maratón de Ciudad Real (Quixote Maratón) y, tatachánnnn, en mayo del año que viene... los 101 km de Ronda. "Ni de coña" - dijo Luis. No obstante, empezaremos a minar su moral para que, cualquier día de estos, nos "sorprenda" diciéndonos: voy a correr los 101 km de Ronda. En ese momento (cuando su inmensa cabeza procese esa información y la haga suya) Luis se convertirá en una máquina perfecta para superar el reto (aunque luego esté quince días sin poder moverse y a pesar de que la Mari le esté diciendo cositas otros quince. El que es cabezón...).

He ahí la máquina en cuestión
Lo de Paco y Toribio había sido otra cosa cuando se lo dijimos. Cuando el inconmensurable Vargas oyó la noticia dijo -con esa chulería innata e inimitable que le caracteriza- "Bueno... pueder ser... o no". Tori, que está peor de lo suyo que todos nosotros juntos, exclamó: "octubre de éste y mayo del que viene... umm, es fácil, se puede preparar". Así que, si todo sale como queremos, allí estaremos los cinco miembros fundadores del Club Deportivo Elemental "CorriendoporelCampo" para ponernos a prueba y, sin duda, para pasarlo en grande. Bueno, los cinco y quien se apunte, claro (mensaje velado para los Carlos, Antoñito, Fran, Javi, Ramón...)
Bueno, a lo que iba, llegamos al pie de la montaña (por cierto, no estaba Marco, se habrá mudado) y, a pesar de que fue Luis quien se empeñó en llevarnos a Malagón, por prudencia, dejó que fuera Jordi quien guiara al grupo. Bueno, por prudencia y porque suele ir siempre el primerico. Como dirían los del Tuercelindes, es pura ansia viva...
Luis nos indica el camino
La cosa comenzó con una subida (sin anestesia ni nada) que nos hizo correr, trotar, caminar deprisa y echar las manos a las rodillas por ese orden. Se nota que no tenemos las cuerpas curtidas y, sobre todo, que no hacemos ni caso a todos los entendidos en la materia: cero fortalecimiento del tren superior, cero fortalecimiento del tren inferior y, lo que es peor, cero fortalecimiento de lo que denominan faja abdominal. Claro que, bien pensado, yo tengo una faja abdominal de tres pares de cojones... no está dura, pero es muy hermosa, que diría mi madre.
Después de salvar unos doscientos y pico metros de desnivel positivo en poco más de un kilómetro, encaramos la cresta de la montaña recorriéndola como cabras a medias corriendo, a medias escalando (no hay deporte que se nos resista) y siempre campo a través. Corriendoporelcampo en estado puro.
El recorrido es duro, así que para parar y no parecer cansados, utilizabamos la excusa de las fotos, la inmortalización de los recuerdos y chorradas varias como las cómicas poses de nuestros queridos compañeros.

Luis en la cresta de la "ola"

Entre tanto, ascendimos otros casi doscientos metros más de desnivel positivo en otro kilómetro largo y a divertirse con la bajada. Encaramos una parte de monte "desmontado" por un viaducto convertido casi en cortafuegos. Bajadón y, como consecuencia de mis molestias en el pie, que aún duran, me pegué tres culadas en la pedriza al no clavar bien el anca derecha. No obstante como soy un tío estiloso y he visto muchas pelis de Jackey Chan no me hice daño y el aterrizaje fue perfecto. Ni abrasiones, ni hematomas, ni heridas inciso-contusas. Genio y figura...
 
Después llegamos al complejo lagunar sin saber muy bien cuánto quedaba para volver puesto que decidimos seguir la llanura del camino junto al río. Se nos quitaron las ganas de seguir porque nos dimos cuenta de que la primera laguna que vimos estaba vallada. Preciosa, eso sí, pero vallada. A Jorge y a mí nos jodio muchísimo, pero Luis nos devolvió a la realidad preguntándonos si seguíamos estando en contra de la propiedad privada. Jodido listillo!
 
Solo estábamos a ocho kilómetros del sitio de partida. En resumen, unos 12 kilómetros totales, tres para subir más de cuatrocientos metros, otro para bajarlos y siete para llanear a ritmo vivo.
Otra jornada de correrías por el campo, de risas y compañía inmejorable. ¿Qué más se puede pedir?

4 jul. 2011

Reflexión de los 1.000 kilómetros.

Hace un año por estas fechas, el que suscribe -el denominado cuerpo-tordo por sus compañeros de fatigas- era incapaz de correr más de 30-35 minutos sin llegar al derrengo absoluto, a la fatiga tremenda, al bofe en las manos. Ir "a los árboles" y volver (5 km) era suficiente aventura para mi cuerpa que por entonces albergaba la desproporcionada cifra de 88-89 kilogramos de chicha.
Luego aparecieron Luis y Quique como poseídos por el ritmo ranga-tanga para poner patas parriba mi vida deportiva. La sentimental también, que me tienen loquito de lo guapetones y salaos que son. Ellos ya eran corredores de postín habiendo cerrado algún 10.000 en el caso de Luis y medias maratones el Quique. ¡Qué barbaridad!
Los unos a los otros nos fuimos picando y pronto nos dimos cuenta de que en esto del correr cuanto más duela, más divertido. En nada nos vimos cerrando nuestra primera media maratón con mucha más pena que gloria y una ingesta de chicha y cerveza a todas luces desproporcionada en las horas siguientes a la gesta.
Como uno es un poquitín picao con esto del deporte enseguida me vi soñando con derrocar al Gebreselasi ese, pero la cuerpa da para lo que da y todavía no he roto récord alguno.
Al poco tiempo de la primera media me compré un relojito de esos que marcan ritmos, distancias, meneo de la patata, etc. El nuevo parato me dio nuevas energias para correr más amenudo y picarme hasta la puta hiel conmigo mismo, el peor nemigo posible.
Al tratrán, como quien no quiere la cosa, semana a semana, seguí echandome kilómetros a las patas. Ahora, con unos ocho kilos menos, alucino una barbaridad cuando veo que el relojito de marras marca 1.000 kilómetros. Cuando lo vi pensé que se había changao, pero no, es verdad.
Con tal número a la vista uno coge conciencia de cómo cambia un cuerpo si lo acostumbras a penar sistemáticamente.Sin ir más lejos el pasado domingo el Quique y yo nos fuimos a correr por el monte y nos atizamos 19 kms con subidas y bajadas constantes.. ¡Como si nada, oiga!
COincidiendo con la celebración de mis primeros 1.000 kms hemos propuesto una serie de retos celebráticos que no expondré aquí porque todavía me da cosica mentar esa palabra terminada en "...atón" y me da miedo que Luis se espante.Una vez le informemos en persona lo haremos público para descojone del personal en general y cabreo de nuestras contrarias en particular.
Solo una cosa para ellas: "no olvideis que todo esto lo hacemos por vosotras".


En la imagen celebrando en privado el evento.

2 jul. 2011

TODOS CONTRA EL DOPING

Siguiendo la iniciativa de un magnífico blog (http://ser13gio.blogspot.com/), hemos diseñado este logo para intentar contribuir en la medida de nuestras posibilidades a erradicar una lacra para el deporte en particular y para la sociedad en general. Si queréis ponerlo en vuestros blogs, solo tenéis que copiar y pegar.
Todos CONTRA el DOPING