16 nov. 2012

Hasta el Jabalón

Era sábado y había que salir a correr. Por la mañana temprano nadie podía. Tendría que ser por la tarde. Luis y yo. Solicos.

Después de una copiosa comida en casa de mis padres (a base de manjares isotónicos del tipo "manchego", con un pisto de escándalo a la cabeza) salía en coche a por el Presi para -según él- "investigar" una nueva ruta. Habíamos quedado a las 16:30 horas.

Yo no sabía dónde iríamos, ni me importaba. Luis ya lo tenía en la cabeza (y en los mapas)

La ruta resultó ser llana y recta, muy llana y muy recta. Solo algunas lomas nos sorprendían de vez en cuando, ocultándonos por un momento el camino y sorprendiéndonos después al llegar a sus partes (con perdón) más altas. Sin embargo, la ruta no es aburrida. El campo está precioso como consecuencia de las últimas lluvias. En ocasiones nos parecía estar corriendo por Asturias en vez de por la llanura manchega.

La temperatura no podía ser mejor. Los caminos, perfectos. La compañía... bueno... tampoco estaba mal; sobre todo la de Luis. 

Sin embargo, el sol estaba cada vez más bajo y más cubierto por las nubes. Tampoco nos importó. Como siempre, íbamos de charleta mientras trotábamos. ¿Los temas? Mil. Empezamos hablando de una cosa y terminamos haciéndolo de otra, no sin antes pasar por otros doce o catorce temas más. No obstante, los clásicos siempre aparecen: mujeres (sobre todo de ciertas partes de ellas), política y un poco de sano anticlericalismo, aunque sin excedernos. Cruzamos una carretera y había que decidir si volvíamos o seguíamos. Tampoco hubo que pensar mucho: ¡p'alante!

Seguimos, seguimos y seguimos hasta encontrarnos el río Jabalón más crecido que nunca (casi chulito, diría yo), rugiendo al pasar, como si de una riada se tratase. Jamás lo había visto así. Intimidaba. A pesar de eso, estaba bonito, muy bonito.

Cuando quisimos darnos cuenta, era de noche, pero de noche, noche; de no vernos los pies. Y yo, que siempre llevo "apaños" por si se lía la 3ª Guerra Mundial, esta vez había olvidado el frontal. Así que, contábamos con un frontal para dos (mucho mas divertido que "Apartamento para tres") y la famosa propiocepción, que tan de moda está entre nosotros, los carreristas campestres. 

Paramos para llamar a Jorge y saber si podría venir a por nosotros o tendríamos que volver a patita. Es decir, si teníamos que darnos la vuelta o podíamos seguir avanzando. Estaba trabajando, pero se "ofreció" a recogernos (también nos dijo que perdería la concentración, el hilo argumental de ese artículo digno de Pulitzer que redactaba y, posiblemente, hasta su trabajo). No quisimos hacerle esa "faena". Sin embargo, no sé aún por qué, seguimos hacia adelante, sin ver, sin saber, sin sentido... 

Y seguimos, hasta ver un valla (de esas que pone la policía local) que indicaba "prohibido el paso" a la que, como típicos españoles, hicimos caso omiso. Si el camino seguía, nosotros también. 

Y lo hicimos hasta que el bravucón del río Jabalón nos paró los pies literalmente, ocultándonos por completo el puente que debíamos cruzar. Menos mal que no venían los del "reto medio hombre plancha". Si llegan a estar, lo cruzamos a nado, como si lo viera... 

No nos quedó más remedio que acudir al Lidl (forma cariñosona de "Líder", o sea, Ramón) para pedirle rescate a buen precio (o sea, gratis). Volvimos sobre nuestros propios pasos o, al menos, por dónde creíamos que habíamos venido, porque no veíamos ni de cantar. Quedamos con él en la carreterilla que habíamos cruzado al venir.

A los pocos minutos de llegar, acudía Ramón.

-¡Sois unos cabrones!- Dijo. Y, antes de que tratáramos de justificar nuestra "jeta" por haberle sacado de la calidez de su hogar, siguió: -¡Qué puta envidia me dais!

Al final, 20 divertidos kilómetros que formarán parte de la ruta que se convertirá en nuestro proyecto deportivo más ambicioso -como poco- de 2013. No doy más detalles. Todo a su tiempo.




3 comentarios:

Daniel dijo...

Los dos solitos por ese bonito campo y encima a oscuras......que romántico.
¿Y para cuando más detalles?
P.d. Yo soy Ramón y no os recojo.

CorriendoporelCampo dijo...

Daniel, tú sí que eres romántico... ¡Y galgo!
Los detalles ya los desvelará Kilian, jejeje
P.d. Es que Ramón es de naturaleza noble

miguelflor dijo...

Ya me tienes en ascuas sobre ese proyecto 2013, será un Corriendoporel campo Quest, seguro. Ya veo que los amigos siguen estando para el rescate como debe de ser, y eso de descubrir nuevas rutas y sobre todo enlazarlas tiene su punto oiga.

Un abrazo desde Villena.!!!