24 mar. 2011

Paseito por El Vicario


 ¡Qué foto más bonita! No, no es el océano, tampoco el Mediterráneo. Es, simplemente, el embalse de El Vicario. Bueno, y el de rojo es Paco (el inconmensurable Vargas, ya sabéis) con muy buena pinta. Con muy buena planta, que diría Gema.
Era viernes por la tarde, sobre las cinco más o menos. Había convencido a Paco para no trabajar esa tarde y correr un poco por el campo. Empezamos en el aparcamiento de la famosa y cara "Playa del Vicario" y nos dirigimos hacia la cola del pantano (con perdón) por la margen izquierda (¿o es la derecha? No lo sé. Es la izquierda si miras hacia la presa, es decir, en la misma dirección en la que corre el agua). Me costó trabajo convencer a Paco, pero al final fui capaz de llevarle hasta el Club de Campo. Paramos allí para aliviar la cuerpa.

Paco marcando el territorio
De premio le di una barrita de Mercadona de choco, orejones y dátiles (ya os hablé de ellas el otro día). A la vuelta nos dimos cuenta de que había un observatorio de aves entre un paisaje precioso. Os dejo una fotillo para que veáis lo mismo que vimos nosotros. Paco, con el romanticismo que le caracteriza, pensó: "aquí se tiene que estar de cojones en verano por la noche tomando unas litronas"
El camino de vuelta, fue el mismo pero al revés. Os pongo abajo la imagen del gps volcada al google maps.
Por cierto, yo también iba. Ahí estoy.
Al final nos salieron diez kilometrillos al lado del agua. Todo un lujo.


No hay comentarios: