5 dic. 2011

ANTINORTE: la ruta de SPANJAARD por la SIERRA DE MADRID



Eran las siete de la tarde del viernes cuando Luis pasaba a recogerme para irnos a Madrid. ¿Fiestuqui? ¿Despedida de soltero? ¿Salida por la capi? ¿Celebración? ¿Boda? ¿Bautizo? ¿Comunión? ¡NO!

Nos íbamos a dormir allí porque al día siguiente, a las 8 de la mañana, habíamos quedado con dos tipos desconocidos. ¿Negocios turbios? ¿Contacto para amistad seria sin compromiso? ¿Amor de pago? ¿Sexo furtivo? ¡NO!

De acuerdo, lo diré: habíamos quedado para CORRER POR EL CAMPO.

Sí, en Madrid, por la sierra…

Así, sin más. ¿Qué pasa?



A las 7:50 ya estábamos en Alcobendas, expectantes, nerviosos. A lo lejos, una silueta se dirigía hacia nosotros. Al principio, con las primeras luces, un frío del carajo y media neblina, no sabíamos si era un hombre o una tortuga ninja. Su espalda y su cabeza no parecían de este mundo. Al acercarse más comprobamos que era, simplemente, uno de nuestra especie: lo de la espalda era una mochila y lo de la cabeza un buff a lo Nadal aunque más ancho y arrugado.

¡¡¡Era SPANJAARD!!! (D. Luis Arribas). Quien quiera conocerlo que pinche AQUÍ y navegue

Así, visto de cerca, no parece tan fiero como cuando, sin verlo, solo lo lees. Ni siquiera tiene pinta de gruñón. Tiene cara de cachondo mental y de tío sencillo, de verdad, sincero, de tío viajao y que no repara en gilipolleces.

Ahí estábamos los tres diciendo las típicas sandeces propias de una conversación de ascensor, cuando a lo lejos aparecía el cuarto: MANU, un tipo con una cara de buena persona que te desarma, de esos que te dicen que han visto un burro volando y te lo crees.

SPANJAARD, con gafas; MANU, con bigote y perilla
Pronto llegó el autobús que nos llevaría a la localidad de Lozoyuela para comenzar la ruta que había preparado SPANJAARD (o SPJ, como firma en ocasiones). Si queréis echarle un vistazo podéis PINCHAR AQUÍ. Rápidamente, la conversación de ascensor empezó a dar paso a otra más normal, natural, sencilla, interesante; sobre todo para Luis y para mí que, con la boca abierta, oíamos lo que Luis (SPJ) y Manu contaban (ultratrails, pruebas de más de 100 km, carreras de montaña, de aquí, de allá…) Luis (el nuestro) y yo somos pardillos, porque lo somos, pero allí empezó a ponérsenos una cara de aprendices que nos duró hasta por la noche.

Pronto llegamos al punto de partida (LOZOYUELA), nos pusimos a trotar y desde ese momento hasta que nos despedimos todo puede resumirse en muy pocas palabras: fue lo que se denomina un auténtico placer o, en manchego, un día delahostiaputa o, si nos ponemos un poco más fisnos, un día deputamadreparriba. Y lo fue en varios sentidos.
Qué bella estampa si no fuera por los chiquetes...
Lo fue en lo DEPORTIVO. Corrimos, sudamos, experimentamos, sufrimos en algún momento por no saber escuchar a nuestro cuerpo, nos alegramos al ver cómo éste se recupera si le das lo que necesita (Dije en lo deportivo, no estoy hablando de sexo, eh) Ah, y que la mejor isotónica es la cerveza con limón y el jamón serrano.

También lo fue en lo PERSONAL. Disfrutamos de la compañía de dos personas desconocidas que, gracias a una afición en común, resultaron ser sorprendentemente agradables y cercanas. Parece mentira que pasen estas cosas cuando todo el mundo tiene tantos problemas para llevarse bien con la gente. Serán las famosas endorfinas… Será el jamón serrano…

Y lo fue, incluso, en lo FILOSÓFICO. En un momento de tensión, cuando bajábamos la Sierra de la Cabrera, sorprendimos a Luis (el nuestro) y a Manu hablando de Aristóteles. Hay que decir que Manu es filósofo, pero en aquellos momentos, en aquel lugar… Ni que decir tiene que el otro Luis (SPJ) y yo apretamos el paso por si acaso.
¡Cómo se puede mentar a Aristóteles ahí!
A los 23 km. recorridos, Luis (el nuestro) haciendo gala de su infinita cabezonería perseverancia se retiró, tal y como había dicho unos días atrás. Daba igual que fuera bien o mal. Lo había dicho ya y punto. Nuestro presidente es un tío de palabra. Con dos cojones.

Seguimos hasta el 28 y allí nos tomamos una cervecitas con limón (2 tubos, para más señas) y Manu unas coca-colas. Nos las tuvimos que tomar con unas patatas con salchichas que nos pusieron y unos trocitos de pollo frito que no pudimos rechazar. SPJ dijo que era bueno y le hicimos caso. Faltaría más.
Fijaos como pone la mano en un gesto de adoctrinamiento...
Seguimos trotando y al poco de salir y de empezar a subir hacia donde se veía el cerro de San Pedro, mi cuádriceps derecho empezó a hablarme al oído. Yo no le entendía y empezó a moverse como un poseso. Paré a estirarlo y, nada más empezar, mi bíceps femoral dijo: si estiras a ese capullo me encojo yo. O todos moros o todos cristianos.
-Haya paz, les dije.

Tuvo que intervenir SPJ. El sabía de eso. Me dijo que en realidad lo que me estaban diciendo era que necesitaban gasolina. Y se la di. Me ensilé una barrita de esas que si lees lo que tienen no te las comes, eché un trago de agua, caminé un poco y la cosa fue mejorándose hasta el punto de olvidarme por completo de la historia.

Cuando mi cuerpo estaba como una rosa (bueno, lo mejor que puede estar mi cuerpo...) el camino se partía en dos. Y los dos vallados. Por un lado, una puerta y una pista magnífica que, oh mierda, se terminaba a los pocos metros. Si seguíamos por allí, tendríamos que haber subido por una zona complicada, según SPJ. El otro camino tenía cartel: PROHIBIDO EL PASO. RESES BRAVAS. (Más que nosotros?, pensé)

SPJ nos preguntó qué queríamos hacer. Yo, fiel al espíritu de corriendoporelcampo, contesté: yo por cabezón subiría a tronchalindes. Manu dijo: yo, lo que veáis (Si Manu hubiera dicho que sí...) SPJ me miró a los ojos y dijo: vamos a darnos la vuelta. No tuve cojones a preguntarle por qué. Nos dimos la vuelta y volvimos a Guadalix de la Sierra para, al final, apretarnos algo más de 42 km por el campo que, en el momento de terminar, me parecieron cojonudos. Lo había vuelto a hacer. Mi cuerpo superó la distancia del maratón por el campo, con sus pausas, sus subidas, sus bajadas, sus cervezas con limón y sus chascarrillos. Habían sido, en total, 7 horitas de campo, deporte y magnífica compañía.

Esperámos a Luis (el nuestro), tomándo más cervezas con limón, el jamón y el lomo que nos quedaba y unos frutos secos. Llegó Luis, nos tomamos un café y nos fuimos a dejar a Manu y a Spanjaard. Fue bonito y, a la vez, triste. El día se acababa y mañana no tendríamos otra ración de campo, de sierra, de Manu y de SPJ. Vale, y de Luis (el nuestro).

Volvimos a Ciudad Real comentando y recomentando la jugada varias veces, sin cansarnos.

Nos acordamos de Ramón y de Jorge que querían venir y, al final, no pudieron, pero pensamos que serían la excusa perfecta para poder repetir otra ruta spanjaardiana en cuanto sea posible.

Por cierto... ¡¡¡Qué bonito estaba el campo!!!

Si queríes ver lo que ha dicho Spanjaard sobre esta ruta PINCHAD AQUÍ
Si queréis ver la ruta que salió al final PINCHAD AQUÍ
Si queréis ver todas las fotos PINCHAD AQUÍ
Si queréis algo más PINCHAD AQUÍ

6 comentarios:

R. Gª. ALDARIA dijo...

Soy un envidioso de mierda. Como quién no quiere la cosa lo dejo caer: ¿Gran Trail de Peñalara?

spanjaard dijo...

Pol partes.

Las maldades las guardo para cuando sean más dañinas. Acordaos de Vito Corleone, no hace falta que me paguéis el favor ahora. Algún día me haréis falta. Ese día podéis satisfacerla.

No es una mochila. Se llama Beyoncé. Es apretá, culona y no recuerdo realmente más razones por las que la llamamos así. Debería preguntar a Los Paquetes.

Aristóteles, monsieur Letrado y tu, el secretario manuscriptor, fuísteis unos dignos sparrings. No he visto nunca tan buena cara, tan alto ánimo. Por peor sendero que íbamos, mejor cara poníais. Uno está hecho a los pataliebre que todo lo miden, lo cronometran, lo discuten.

¿GTP? ¿Y pasar a la legión de Pepe el Tenso? Amosnjodáis, vuestro calendario está al sur y al este. Prometo convocatorias interesantes y enriquecedoras (para Enrique).

A voire. Que yo debería estar escribiendo un poco.

CorriendoporelCampo dijo...

Ramón, la próxima no puedes perdértela!
SPJ, eres un puto crack y punto! Gracias!

Santi Palillo dijo...

No está adoctrinando sino contando las alitas (o cervezas) que se había comido (o bebido) y las que le quedaban por comer (o beber), menudo es el spanjaard ese, no se ni como (o bebo) os habéis atrevido... sois unos valientes.

Pedazo de excursión por el campo, no me extraña que la musculatura se pusiera en pie de guerra, vaya tute ¿y dices que os llame cuando vaya por CR? ¡si hombre! :-)

Santi Palillo dijo...

Sin facebook no hay fotos ¿no?

CorriendoporelCampo dijo...

Santi, como nos enteremos de que vienes a CR y no avisas...
Por cierto, Santi Palillo sin Facebook? No me lo puedo creer...
Intentaré colgarlas en el Picassa ese, pero no sé cómo. También quiero poner un apaño en el blog para acceder a esos álbumes pero soy un manazas. A ver los blogueros de pro me echáis un cable...
Quique