22 dic. 2011

VIII Carrera de Navidad de Cercedilla

Helados, como llavines; contentos, como chiquejos
Dicen dos amigos nuestros – Stephen Haworth y Felipe Huertas – que estamos como regaderas, que ni los profesionales se mueven tanto como nosotros y que, en definitiva, somos unos frikis depadreymuyseñormío del carrerismo.  

Teniendo en cuenta que el término friki viene del inglés freak (extraño, extravagante, estrafalario, fanático) queríamos saber cuál era la carrera por el campo más multitudinaria de España. La Carrera de Navidad de Cercedilla, nos dijeron. Y nos matriculamos, que diría Luis. Ah! Y nos llevamos unos tutús de color rosa que nos hizo Angélica para ser más frikis todavía. Al final, vimos que el personal no iba disfrazado y los dejamos para Almagro... 

El sábado por la noche, ya en los madriles, nos juntamos con María (Pta. Consorte) y Luis para, literalmente, hincharnos de pasta y pizza. No por nada, sino porque lo más cercano que vimos en los alrededores de nuestra casa-fonda (cortesía de unos amigos de Jorge) era un restaurante “La Mafia” en el que, sin tirar cohetes, comimos y bebimos cerveza hasta que casi se nos quitó el hambre y la sed.

Después, de forma absolutamente extraordinaria, nos fuimos a dormir; y eso que los estímulos externos nos los pusieron difícil…

A las siete del domingo sonaba la alarma del móvil (por cierto, ¿siguen existiendo los despertadores? ¿o han desaparecido como lo hicieron las cintas de cassette, los bolígrafos BIC naranja o la mercromina roja?

A las ocho de la mañana íbamos camino de Cercedilla alegres y ufanos cual ignorantes cachorrillos.

Al bajar del coche se nos heló hasta el pensamiento. ¡Qué puto frío!

Rápidamente pensamos que habría que tomar algo ISOtónico, ISObárico, ISOtópico… (daba igual, el caso era entrar en calor) y nos vino a la cabeza y al estómago lo bien que tendrían que curarse allí los jamones y los chorISOs… (riquÍSOmos, al natural o en algún guISO).

¿Qué engoooordan? ¡Caso omISO!.

Pues ISO, que nos metimos en un bar, y nos tomamos un café y unos bollos. Y como allí no había salao, tuvimos que acudir a otro bareto cercano para aplicarnos unos bocatas y unas porras isotónicas.
Barritas energéticas de diseño original
Entre tanto, la calle estaba llena de gente con dorsales (barrigales, que diría Spanjaard) y el ambiente era festivo al máximo, con música, speaker, un fulano haciendo esculturas en madera con una motosierra, perros vestidos de runners…

Con los ojos como platos y el buche lleno, nos pusimos a correr.

¡Y empezó el espectáculo!

2000 chalaos empezaban a darle a las canillas con nosotros (y nosotros con ellos). Al principio nos pusimos a tirar como si aquello no cansara, hasta que nos dimos cuenta de que nos habíamos distanciado unos de otros y, entonces, recordamos el pacto que habíamos hecho: correríamos todos juntos, disfrutando del paisaje, sin importarnos ritmos, pulsaciones, tiempos, ni tontunas por el estilo. Había que respetar el pacto y la rodilla perra de Jorge (que le está dando más disgusto que Paquirrín a la Pantoja).

Aflojamos considerablemente el ritmo y nos pasó gente y gente y gente… Y seguía quedando gente y gente y gente por detrás. El paisaje precioso, el ambiente inmejorable, la organización excelente.
¡Casi los cuatro!
El recorrido perfectamente marcado, incluso con carteles de ánimo o de cachondeo como el de la foto.
Foto by Commedia (http://correconelcuento.wordpress.com/)
Casi al final, Jorge tuvo que ponerse a andar por culpa de su rodilla y nos obligó a los demás (solo hubo que verle la cara) a correr, abandonándole a solo un kilómetro y pico del final. Por no aguantarle, corrimos como cabrones en la bajada hacia meta y nos paramos a solo unos cien metros de la misma a esperarle. Así, conseguimos dejarle a solas con su rodilla (que, al parecer, la puso fina insultándola y acojonándola como solo él sabe hacerlo) y, a la vez, llegar todos juntos a meta, tal y como nos habíamos propuesto.

Otra para la colección de este grupo friki que disfruta como nadie en el campo, por el monte y donde sea menester.

Ale! ¡FELICES FIESTAS, corricamperos del mundo!

6 comentarios:

STEPHEN HAWORTH dijo...

¡Qué grandes!

CorriendoporelCampo dijo...

Te refieres a nuestras barrigas o a nuestros cráneaos???

mayayo dijo...

Al corazón, jaja. Seguro q Stephen habla del corazón y la ilusión que os empujan.

Me alegro mucho que disfrutarais en mi pueblo. Aunque claro, con los más de 2000 barrigales y la reu anual de mi club esta vez no nos vimos en persona, no? A ver si la próxima hay más suerte?

¿Ya sabeis donde ireis? Creo que hay una majilla este mismo 14 de Enero en Puçol-Valencia. La GR10xtrem. Larguilla, pero pinta bien :-) :-) :-)

Bueeeno, si no os tiran aún panzadas de esas, para el 14JUN teneis otras dos preciosa por aqui: Los 42k del MAM y los 17k del Cross Telégrafo, para quien guste ;)

CorriendoporelCampo dijo...

Tienes razón, Mayayo. Con tanta gente, fue imposible. A ver si en la próxima nos saludamos, que ya va siendo hora.
En cuanto a lo próximo, creo que nos "entregaremos" nuevamente a las "locuras" de Spanjaard que ha organizado una salida para el día 21 de enero desde Segovia a Villalba pasando por Cercedilla. Si sales a la calle con unos bocatas de jamón te lo agracederemos! ;-)

miguelflor dijo...

Quique, yo tampoco tengo verguenza, y también te deseo unas buenas fiestas y sobre todo que sigas con este blog tan bien narrao, estos blogs son los mejores pues te ries al mismo tiempo que te documentas.

En serio, enhorabuena por el blog, y a ver si coincidimos en alguna locura montañera, sigue así con tus crónicas que hacen gracia de la buena. Un abrazo. Ya te he fichao para mis blogs favoritos por ese arte de escribir hechos reales pero riéndose de uno mismo, si señor.

CorriendoporelCampo dijo...

Muchas gracias, miguelflor!
Habrá que reírse, qué nos queda si no...
A ver si coincidimos en alguna locura por el campo!