5 ene. 2012

NAVIDADES A LA CARRERA

Ya no me acuerdo de por dónde iba...

Esto es una locura. Lo del blog, lo de las Navidades, lo de la vida... Ah, y lo del correr.

Hay que correr para todo. Termina el verano y, cuándo te quieres dar cuenta, te das con la nariz en la Navidad. Te tomas una cañas el día 24 para ir haciendo poso y, cuando te das cuenta, se ha terminado el año y estás atragantándote con las uvas. Vas a felicitar el nuevo año y, cuando comienzas a escribir el primer mensaje, te sorprendes a ti mismo pensando qué regalar. ¡Ya es cinco de enero!

Así es la vida; y, como la vida, los blogs. Como te descuides, ya no sabes qué has hecho, qué has corrido, ni qué campo, monte o carrera has disfrutado.

Tendré que resumir (no por falta de espacio, sino de memoria). Además, no tengo ganas de "enchufar" el GPS para que me diga qué, dónde y cómo he corrido estos días. Si no me acuerdo de algo, será por algo...

A lo que iba...

Entre pitos y flautas, estas fiestas han sido moviditas en lo que al carrerismo se refiere.

El 25 de diciembre, NAVIDAD, como tuve la suerte de irme a la playa, estuve corriendo por Guardamar del Segura, haciendo la rutilla que "descubrí" esta Semana Santa por el Cerro de la Antena (es que no sé cómo se llama), un lugar precioso que, para los de secano, tiene un encanto especial al llegar arriba y contemplar el Mediterráneo.

Tal y como os contaba en el post anterior, a Luis se le metió entre ceja y ceja que teníamos que hacer una tirada larga para ver cómo reaccionaba la cuerpa. En realidad lo que le tenía machacado el "celebro" fue su "abandono" en la ANTINORTE de SPANJAARD a los veintitantos kilómetros (lo más que había corrido en su vida). Como el muchacho es cabezoncejo, se le metió que debía parar a esa distancia y así lo hizo. Cuando se vio sentado en el autobús camino de Madrid capital, inflándose de orejones, jamón y frutos secos, pensó que podía haber seguido... Ese fue el motivo.

Así que, el día 29 de diciembre (jueves) Luis, Jorge y yo comenzábamos nuestra andadura-corredura (con perdón) desde el anejo de Valverde. La llamaremos... "EL RUTÓN DE NAVIDAD" (por eso del juego de palabras, el turrón... ¡qué chispa, amigos!). El día era magnífico: frío, mucho sol y poco viento. Subimos al volcán de Peñarrolla...

En lo alto del Volcán de Peñarrolla
... bajamos hasta la laguna por un camino precioso...

Tan bonito estaba el campo que a Jorge se le fue la pinza...
... rodeamos la laguna, subimos a tronchamontes una de las laderas del volcán (en vez de haber seguido la Ruta del Quijote)...

Así era el monte bajo que hubo que atrevesar y así de contento estaba Luis
... correteamos unas suaves lomas...

Jorge ya iba con su rodilla "a las tres"
... y bajamos hasta el Guadiana por una escarpada ladera que hizo las delicias de los tres...
No se aprecia la escarpada ladera, solo las delicias...
...seguimos hasta el Puente de las Ovejas (construcción romana, que fue utilizado como contadero de ovejas y punto de recaudación de tributos por la Mesta), leímos lo que allí nos contaba el cartel...

Se ha quedado obsoleto: el puente ya ha sido restaurado
... hicimos unos retratos, unas bromas...
Como soy un soez, aquí imitaba a Carmen de Mairena, diciendo eso de "cómeme el c..."

...cruzamos al otro lado, seguimos el camino y llegamos a El Martinete  (enigmática fundición del siglo XIX única en España que posteriormente fue fábrica de luz).
Comimos jamón (como nos había enseñado D. Luis Arribas), echamos un trago y echamos de menos unas cervezas...

... nos hicimos unas fotos y salimos de allí corriendo.


Desde allí, enfilamos la ribera del guadina por el GR para volver hasta la finca Villadiego (sí, ya os dije que es la misma del dicho "tomar las de Villadiego"). Jorge ya no podía ni andar, así que tuvimos que pedir refuerzos. Raquel acudió a por su contrario para trasladarlo a su morada (y morado tuvo que ponerle por haber hecho la locura de acompañarnos, sabiendo que tiene la rodilla hecha steak-tartar)

Hasta entonces habíamos trotado-corrido o wokin-ranin, que diría Iván... Y hablando de Iván, éste salió a nuestro encuentro desde Poblete (había estado trabajando en Madrid esa mañana) para correr un rato con nosotros a la verita del río... y para llevarnos agua, isotónica, gominolas (otra madraza para nosotros...)

Iván y Luis casi llegando a Villadiego
Corrimos (o nos arrastramos, no sé) pero, al final, acabamos llegando a Villadiego, al Puente de Alarcos por el tramo de carretera que viene desde Poblete, subiendo la cuesta (que costó) del camino que nos llevó, finalmente, hasta la tranquila localidad de Valverde, inicio y fin de la ruta. Al final 44 km para la cuerpa en unas 7 horitas, paradas y comidas incluidas. Poco ritmo (andando más de la mitad), pero buena distancia y buen tiempo de actividad total. Luis llegó derrotado de cuerpo, trastornado de cabeza y henchido de espíritu. Sin duda, un buen entrenamiento superando la distancia del maratón.
¡¡¡¡¡Qué bonito está el campo!!!!!
Solo dos días después, coincidiendo con el último día del año, nos fuimos a LA CARRERA DEL PAVO (que así se llama la San Silvestre Culiparda -de Ciudad Real-). Acudimos Ramón, Paco (el inconmensurable) y yo. Tres. Tres ritmos, tres estrategias, tres filosofías, tres formas de correr. Ramón a toda leche (completó los 6.000 metros a un ritmo de 4 min./km) Yo, del montón, como siempre (en 29 minutejos) y Paco, disfrutón, incluso con paradillas para estirar sus gemelos que son como el chicle, pero de madera.

Al final, dicen las malas lenguas que por enchufe, salimos hasta en el periódico en papel (Ramón) y en su versión digital (Paco y yo).
No sabemos si Paco (detrás) corría o saltaba a la goma "chino, japonés, media vuelta y al revés"
Y, como si con esto no tuviéramos bastante, el DÍA 1 DE ENERO por la mañana habíamos quedado Ramón y yo para comenzar el año corriendo. Además, como lo colgamos en Facebook, Iván (que padece la misma enfermedad metal que nosotros) se presentó en el sitio y a la hora anunciados. Como el muchacho va sobrao y nosotros no decimos a nada que no, nos dirigimos desde Peralvillo (embalse del Vicario) hasta el embalse del Gasset, no sin antes hacer alguna que otra subida a tronchamontes dirigida por Iván (y bajada derecha, dirigida por el miedo de oír disparos de escopeta cercanos). Como la cosa iba bien, en vez de llegar a la presa, les "enseñé" un bonito y escarpado cortafuegos que hizo las delicias de los dos hombres-cabras que me acompañaban. Yo, por si se caían y había que pararles en la bajada, subí bastante por detrás de ellos, no fuera que... Bueno, cuando llegamos arriba contemplamos las maravillosas vistas del pantano y de nuestra querida Sierra de Malagón (que la tenemos también entre ceja y ceja)

Trago de agua, barrita y bajada a tumba abierta cortafuegos abajo. Iván en cabeza hasta que se torció un tobillo (éste sí los tiene de goma, no como Paco...). Paró tres segundo, echó tres votos y empezó a correr nuevamente cuesta abajo como alma que lleva el diablo.

Aquí no se aprecia, pero son 500 metros de distancia para cubrir casi 100 de desnivel
Después, volvimos -a ratos por caminos, a ratos por mitad del campo- siguiendo la ribera del río Bañuelos, terminando los 18 km con un progresivo que nos puso el corazón dispuesto a sustos para todo el 2012. Menos mal que después nos rehidratamos con una buena cerveza en El Campestre acompañada de un pincho de tortilla tamaño familiar (de familia numerosa)

Y, después de dos días de descanso, ayer, aprovechando la tarde de sol, Ramón y yo nos fuimos a LA ATALAYA para correr 10 kilometrillos de sube y baja a ritmo para no perder chispa. Y él luego tenía "entrenamiento funcional"... Con razón es el líder... Se está poniendo más fuerte que el vinagre...

En resumen, unas fiestas con turrón, polvorones, mazapán, la bebida lo que se nos ha puesto por delante. Hemos trasnochado... Y hemos corrido. El caso es disfrutar, cada uno a su manera.

Esperemos que el nuevo año sea, al menos, igual de bueno que éste. Seguimos vivos, que es lo importante.

¡¡¡¡FELIZ AÑO 2012 A TODOS!!!!

6 comentarios:

spanjaard dijo...

Coña el Luisito, cómo se las tenía guardadas. Presumo que lo de los desniveles aquellos bestiales de La Cabrera lo dejaron un tanto p'a choped.
Que se dice en mi barrio.

Buena compañía os echáis con el Cabesc.

SPJ

R. Gª. ALDARIA dijo...

Pos por burro tuve amago de subida de gemelos en el "entreno funcional" ese, pero la faja abdominal progresa que no veas... Para la próxima entrada hay que hacer la Sierra de Malagón entera, ¿qué no?

Santi Palillo dijo...

Pues si que da de sí la Navidad a los de Ciudad Real, tenéis fuerzas para dar y tomar.

Feliz 2012 y muchas carreras por el campo.

CorriendoporelCampo dijo...

SPJ, Luisito es como una caja de sorpresas. Iván un gamo que corre que se las pela.
Ramón, ya te estoy esperando para lo de Malagón
Santi, los de por aquí somos "mu burros". Feliz año!

cabesc dijo...

huy Gamo!!! lo que me ha llamado. Fue una gran ruta para comenzar el año si señor, un reset en condiciones!

cabesc dijo...

huy Gamo!!! lo que me ha llamado. Fue una gran ruta para comenzar el año si señor, un reset en condiciones!