23 sept. 2011

Menos CRISTIANO y más KILIAN

No. No estoy aprovechando este blog para manifestarme sobre mis creencias religiosas o sobre la ausencia de éstas.

Yo NO quiero ser CRISTIANO RONALDO.

Estoy harto de "estrellitas", de niños pijos multimillonarios, de futbolistas galácticos más preocupados por su tupé que por disfrutar practicando su deporte. Estoy harto de entrenadores mediáticos que resultan ser el cáncer de su equipo, de la competición y del propio deporte. Estoy hasta los mismísimos de escuchar sus excusas de pacotilla cuando pierden un partido. Me da pena pensar que hay miles de críos que llenan sus paredes de posters con la jeta de deportistas antideportivos, irresponsables y débiles que no son capaces de reconocer sus propios errores, ni los aciertos de los demás.

Por eso, yo quiero ser KILIAN JORNET.

Y, sin embargo, casi nadie le conoce. No se sabe que es catalán y, probablemente, el mejor corredor del mundo de ultratrail... Él lo tiene que saber, por fuerza... pero no se le nota. Lo que se le nota es que es un deportista de verdad y un tipo que, sobre todo, disfruta haciendo lo que hace: correr y esquiar por montaña.

Quizá todo lo corrompa el dinero, quizá, quizá, quizá...

6 comentarios:

STEPHEN HAWORTH dijo...

Creo que poner de ejemplo a Cristiano Ronaldo es mal ejemplo. Es un super profesional que lo da todo, el primero en llegar a los entrenamientos y el último en irse.
Lamentablemente, por culpa de su inmaculado aspecto físico, tiene el sambenito de ser un tipo chulo, cuando hace mucho tiempo que el tipo aguanta estoicamente insultos y patadas, y no se mete en ninguna de las trifulcas donde irremediablemente caen Pepe o Di Maria.
Seguro que si no fuera del Real, fuera bajito y feo, nadie le criticaria comportándose de la misma manera.
Lo siento, pero yo sí quiero ser Cristiano Ronaldo.... aunque tampoco me parece mal el otro tipo del que hablas y no tengo el gusto de conocer.

CorriendoporelCampo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CorriendoporelCampo dijo...

Amigo Stephen, dije Cristiano por el juego de significados, porque representa al futbolista "galáctico" millonario y, sobre todo, porque soy del Madrid.
No lo he dicho porque haya soltado prendas del tipo “me silban porque soy guapo, rico y un gran futbolista, y me tienen envidia”.
Tienes razón en decir que CR es un profesional (al menos le pagan como si lo fuera), aunque también es cierto que no hace falta ser del Real Madrid, "guapo", ni "rico" para ser un gran deportista.
Simplemente quería comparar lo que hace y gana (en títulos, dinero y fama) un futbolista de "pro" y el mejor corredor de montaña del mundo.
Como verás, no hay color (salvo en lo de los títulos).
Y después de todo esto... haré un confesión: al que no aguanto en absoluto por representar todo lo que no me gusta en el deporte es a José Mário dos Santos Mourinho Félix, más conocido como José Mourinho. Como diría un amigo, me parece un auténtico cretino.
Quique

mro.jabalí dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Quique en lo referente al entrenador, que solo representa la antítesis del madridismo. Por lo menos el madridismo que me hizo madridista hasta la médula era distinto. Espero su vuelta. En cuanto a lo de Ronaldo, comparto la opinión de que es un gran profesional, que un dia tuvo una frase desafortunada.
Lo de Kilian si que es galáctico, pero me encantaría conocer al cámara que se tira cerro abajo con él.....ese sí que promete.
Saludos. Mario

CorriendoporelCampo dijo...

Jejeje, tienes razón, Mario. Para grabar esas imágenes hay que estar ahí.
Bueno, en definitiva, espero que me hayáis entendido con lo de la comparación "futbolista famoso"- "ultracarrerista ganalotodo desconocido". No os quedéis con los nombres, lo importante es el fondo...
Últimamente me explico de mal... Debe ser que leo a uno que, a pesar de cometer unas veinte faltas de ortografía por post, llama ignorantes e incultos a todos los que no piensan como él. A que va a ser contagioso???

icosas dijo...

Parece que va en la madurez personal el admirar a unos y otros deportistas. En la juventud nos dejamos cegar por el brillo, por lo que nos ponen delante de la cara y no vemos más allá.

Con el paso de los años y más perspectiva evitamos adornos y admiramos los valores más que las joyas.

Quizás sean pasos necesarios para llegar hasta aquí. Por generalizar.

Y que estoy de acuerdo contigo, que no sé si me he explicado.