5 abr. 2012

Fin de semana de pasión (de la serie allí donde fueres haz como si corrieres)

Con devoción y recogimiento. Así me disponía a pasar el fin de semana del domingo de ramos junto a María y los niños, en Madrid, dando de comer palomitas a los peces del estanque del Retiro, bajando a jugar a los columpios un rato por la mañana o dando un paseo tranquilamente antes de cenar. Así iba a ser hasta que la semana pasada  me acerqué a comer con unos amigos del Tribunal Constitucional (sí, es posible) y uno de ellos me dijo que estaba preparando su primera media. El hecho fatídico tendría lugar, precisamente, ese domingo: la Media Maratón de Madrid. No contento con decirme eso, Carlos (así le llamaremos para que sus vecinos no le critiquen aún más de lo que ya lo hacen) me animó a correr y a mi me faltó tiempo para echar las zapatillas en el hato.
                                               
Una vez llegado el domingo por la mañana me encontré en el Retiro con el propio Carlos y con Corchete, amigo no sólo del Tribunal, sino también de la Universidad, lo cual, según algunas opiniones infundadas, resultaría ser una combinación altamente nociva para la defensa del interés general. Sea como fuere, lo cierto es que nos echamos a correr por las calles de Madrid en una mañana sencillamente perfecta para practicar (con perdón) esto del correr. A la altura de Cuatro Caminos, apostada tras una Vanette de color blanco, apareció de repente Margarita, la famosa fotógrafa a quien su jefe llama Márgaret. Según cuenta la leyenda, ella sí sabe agotar la vía. El caso es que, tras un sprint que seguramente le habrá pasado factura, nos hizo una foto que captura el mágico momento.

Aquí aparecen Carlos y Ramón García junto a Juliete, una chica muy maja y simpática, como diría el Dr. Iglesias, ese referente moral de nuestro tiempo a quien tanto añoramos. Yo soy el de detrás.

Al final logramos terminar la media tras muchos esfuerzos pero con la sensación de haber superado un reto y de haber pasado un estupendo día de correr. Aunque echamos de menos a Pedro y Curro. Lo mejor de la organización, sin duda, que al parecer daban información sobre la Madrid-Segovia.

¡Una media en Madrid, como los marqueses! Temblad, Tuercelindes: los de CxC comenzamos a dejarnos ver en eventos de postín.

1 comentario:

CorriendoporelCampo dijo...

Nota al pie de la fotografía:
Luis no es "el de detrás" (corredor con camiseta blanca y mangas verdes que mira de soslayo desde la parte derecha de la instantánea), sino el que tiene cara de cómico beodo y nace de una gorra de insignificante tamaño comparada con él mismo (para más señas viste de negro y porta una pequeña botella de ginebra en su mano izquierda)
El de detrás, el de detrás...