2 may. 2014

III Trail Batalla de Alarcos (TBA) 05-04-2014

Si, ya sé que hace casi un mes de esto, pero nunca es tarde si la dicha es buena. Sí, ya sé que hay otras "crónicas" atrasadas, pero todo llegará. Ya, ya, por ejemplo la CORRETRAIL. Sí, que sería mejor "colgar" hoy una previa de la MINEROS TRAIL, pero de momento toca el TBA, el III TRAIL BATALLA DE ALARCOS:



Eran las siete de la mañana cuando bajaba de casa. Tenía que acompañar a Paco (el inconmensurable) para facilitarle el correr largo por el campo. El TBA tiene 50 kilómetros de cabo a rabo (con perdón), pero siendo un recorrido de ida y vuelta puede acortarse a voluntad del consumidor siempre que se cuente con un medio de retorno. En este caso Paco dejaría su coche en el kilómetro 22, más o menos, para que pudiera cortar antes y no se le atragantaran, ni mentalmente, tantos kilómetros. A pesar de su envergadura, Paco siempre ha sido un hombre prudente (pudiendo haber impuesto su criterio a base de tollinas). Allí podría dejar de correr o, si se viese con fuerzas, subir el cortafuegos hasta las antenas de Alcolea de Calatrava y alargar el recorrido con otros 3 km, acumulando unos cientos de metros más de desnivel.

A las ocho menos diez estábamos en Poblete, en la plaza de San Francisco. ¡Qué alegría! ¡Cuánta gente conocida! Casi todos amigos. De Poblete, Ciudad Real, Miguelturra, Puertollano, Toledo, Madrid... Hasta Santi Palillo vino ¡Qué alegría conocerle! Me lo presentó Canillas (otro fenómeno) al llegar. El grupo de los "Paquetes" cada vez acude con más miembros (c.p.) a la TBA, muchos de ellos repitiendo, como Paco (Sand), Pie Rojo, Canillas... Hasta estuvo alguien cuyo blog también seguimos con asiduidad: Francisco Delgado "YOKU" ("Las Crónicas del Buey Herido"), pero no nos dimos cuenta. Como en su blog sale en una foto sacando la lengua, no lo conocimos. Amigo, o metes la lengua en las fotos o la sacas en las carreras. De lo contrario, no podremos saludarte ni felicitarte por tu blog.   

También vinieron nuestros amigos, Luis Arribas (el corredor, escritor y archiconocido bloguero SPANJAARD), el no menos prolijo Manu García (sí, el que será nuestro compañero de fatigas en el UTMB, filósofo y escritor del blog "Remontando por la Vida") y Anne Souplet, la francesa de la eterna sonrisa. ¡Ah! y Rafa, un tipo cuya foto podría adornar sin problemas la definición de "cachondo mental". Mu salao, sí señor.
Foto: Carlos Velayos

Pronto cogimos los dorsales de la no-carrera. Allí estaban Paco y Marín, que por cierto ya puede empezar a correr después del sustillo que se llevó hace unos meses. ¡Nos alegramos mucho todos, Marín!
Foto: Carlos Velayos
Iván Palero (la cabeza del TBA) cogió el altavoz y nos dijo las cuatro instrucciones de rigor para que todo saliese -como salió- a las mil maravillas.

A las 8:14 más o menos salíamos en busca del cerro de Alarcos.

El día era gris, con niebla y una ligera llovizna. La humedad del ambiente era alta, muy alta. El sudor hacía acto de presencia casi en los primeros pasos. Y, a pesar de todo, el día era absolutamente espectacular. Los verdes eran magníficos. Los grises del cielo, desde el plata al plomo, pasando por perlas y blancos rotos. Incipientes flores. El suelo blando, esponjoso, para cuidar nuestras articulaciones. La temperatura ideal. La compañía inmejorable.

Y pasaban los kilómetros entre admiraciones, exclamaciones y expresiones tales como "¡Qué bonito está el campo!" "¡Vaya día!" "¡Espectacular!" "¡Impresionante!"

La "cantera", la ermita de Alarcos, el puente, la vía pecuaria, la laguna de la Posadilla, el cruce con la carretera de Alcolea a Corral...
M. Ángel. Foto: Carlos Velayos
Luis Arribas. Foto: Carlos Velayos
Quique Gª. Foto: Carlos Velayos
Luis Arroyo. Foto: Carlos Velayos
Y seguían pasando kilómetros entre avituallamientos con agua, isotónica, gominolas, fruta, frutos secos (¡en una no-carrera gratis!).
Luis Arribas ensilando. Foto: Carlos Velayos
De izqd a dcha: Luis, Rafa, Anne, Manu, Iván, Miguel. Foto: Carlos Velayos

Volcán de Peñarroya, laguna del mismo nombre, Valtravieso, caballos cruzando entre la niebla, la Cañada Real Soriana...
Caballos. Foto: Toty
Nosotros íbamos en grupillo desde un principio, tirando unos u otros dependiendo de las fuerzas, las ganas o las sensaciones de cada uno. Sin embargo, cuando alguno se descolgaba por delante, esperaba. Y si lo hacía por detrás era esperado. Camaradería CxC. El grupo estaba formado por Miguel Ángel, José Antonio Nieto, Luis Arribas y el menda lerenda.

Por detrás quedaban Luis (el Presi), su cuñadísimo (José Luis "el Pelu") y Paco (para intentar hacer la mitad y, por tanto, su MMP en distancia. El tiempo es lo de menos...) en compañía de Adrián (el rey del "descalcismo"). Jorge se quedó en casa con fiebre, dolor de garganta y de alma por no poder acompañarnos (bueno... y una mala leche descomunal).
Adríán, Paco y Nicco. 3 fenómenos. Foto: Toty
José Luis, "el Pelu". Foto: Carmen Briñas
Pronto llegarían los caminos públicos de Alcolea, el cortafuegos -desde hace poco llamado "Cortafuegos Miguel Casado"), las antenas y unas vistas impresionantes.
El cortafuegos visto desde arriba por Toty
Al final, Paco y Adrián subirán el cortafuegos. Adrián, además, decide ir a por los segundos veinticinco kilómetros de la vuelta con sus sandalias.

A partir de aquí, todo igual, pero al revés. Camino de vuelta para repetir sensaciones inmejorables, preciosos paisajes y magnífica compañía.

Además, en la subida a Peñarroya nos unimos a Miguel Martín Illescas y Alfredo Romero, no separándonos en lo que quedaba de carrera, salvo en la subida a Alarcos en la que Miguel, por eso de estirar las piernas, nos sacó tres minutillos, esperándonos en la fuente para encarar los últimos kilómetros, ya en bajada, hasta el pueblo.
Quique, Alfredo, Miguel, J. Antonio y Luis.
M. Ángel haciendo la foto.

Entrando en meta. Foto: Carlos Velallos
En definitiva, una no-carrera preciosa. Diez al recorrido. Diez a la organización. Diez al ambiente. Diez a la una, diez a las dos, diez a las tres.

Y después... Migas, paella, queso, choricito, cerveza... Y charla.
Guti y Jorge no corrieron, pero comieron y bebieron
Con el Presi y con Santi Palillo.
Por cierto, la luz cenital me viene muy mal
Con Paco y Luis Arribas.
Aunque Arribas esté ensimismado en su ensile cervecero vinatero
Y todos contentos. Hasta los niños.

Y para agradecer el esfuerzo a Iván Palero, le regalamos un jamón y un cuchillo grabado con la leyenda TBA 2014.
Foto: Carlos Velayos
Y después, café, licores, copas y más charla...

 



Gracias por todo Iván. Y gracias al resto que hicieron posible un día tan especial.

Si queréis ver el recorrido en wikiloc, podéis PINCHAR AQUÍ, pero lo mejor será que vengáis el año que viene para que nadie tenga que contároslo.





2 comentarios:

spanjaard dijo...

Vino. Era vino.
:D

SPJ

CorriendoporelCampo dijo...

¡Corregido! Perdone usté